fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Una nueva forma de vida y alimentación: taller de producción y comercialización de hongos comestibles

El sábado 21 de julio se llevó a cabo el curso de Fungicultura en el séptimo piso de la Municipalidad de Rafaela. Estuvo a cargo del doctor Santiago Jaramillo del Centro de Sustentabilidad para Gobiernos Locales.

La actividad fue organizada por el Instituto para el Desarrollo Sustentable de Rafaela junto a la Subsecretaría de Economía Social y Empleo, en el marco de Empleo Verde.

Reutilizando restos de poda y jardín como sustrato forestal, este curso brindará todas las herramientas teórico-prácticas para iniciar emprendimientos en esta materia. En esta capacitación, se enseñaron los aspectos biológicos y fisiológicos, ciclos de vida, reproducción, crecimiento y nutrición de los hongos, alimentos que aportan grandes cantidades de nutrientes y tienen propiedades medicinales.

“Nos sorprende la cantidad de participantes. El curso tuvo capacidad completa. Es algo innovador y el desafío del Estado local es detectar las necesidades de la gente para potenciar el interés que tienen en un tema y capacitarlos en el mismo. Esta actividad tiene que ver con el Empleo Verde y en pensar una nueva forma de vida y de alimentación relacionada al desarrollo sustentable”, comentó María Paz Caruso, directora del Instituto.

Por su parte, Mariana Allassia dijo que “la actividad de hoy tiene que ver con mirar al futuro. Eso que esperamos y que le queremos dejar a nuestros hijos. También en pensar una economía social que es colaborativa y lleva a pensar de forma diferente los emprendimientos. Esta capacitación se suma a varias que ya viene realizando el municipio en Empleo Verde como colectores solares, estufa Sara, huerta, hidroponía, etc. Varios de los alumnos ya han sido parte de alguno de los cursos mencionados anteriormente”.

Santiago Jaramillo comentó que “el esfuerzo por capacitar es muy grande, siempre buscamos nuevas formas de innovar y no quedarnos con cosas del pasado. Buscamos ser más técnicos, dar mayores soluciones, que sea más eficiente el cultivo y que haya gente interesada en hacer el curso, para mí que soy un fanático de los hongos, es muy agradable. Me pone contento que haya futuros y potenciales productores de hongos como son todos estos participantes. Todos prestan atención, hacen preguntas y se muestran muy involucrados en aprender este proceso”.

 

La producción y el cultivo en Argentina

“El objetivo principal es promover el cultivo de hongos en Argentina donde hay un gran potencial sobre todo por la cantidad de residuos que genera la agroindustria y con la Municipalidad de Rafaela estamos trabajando con la poda que se genera en otoño. Queremos usar ese chipeado dándole un valor agregado y generar un alimento de calidad como son los hongos. Además queremos darle a conocer a la gente un tema tan desconocido pero que con el trabajo de muchos investigadores hemos ido capacitando y generando interés por ellos”, manifestó el doctor Jaramillo.

Con la instalación de un cultivo de champiñones en 1941, nuestro país se convirtió en el primero de Sudamérica que comenzó a cultivar hongos. A partir de allí se incrementó paulatinamente la producción, acompañada por los vaivenes de la economía.

Si bien Argentina no es un país con un consumidor nato de hongos, es un hábito que se ha incorporado a nuestra cultura. Se estima su consumo en 35 gramos por habitante al año, cantidad realmente escasa si se lo compara con los 2-10 kilogramos por habitante al año en Europa.

El costo de los hongos ha disminuido de modo que está al alcance de los consumidores ya que años atrás, su consumo era considerado como un producto selecto de las clases altas o medias-altas.

 

Posts Relacionados