fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

500 euros de multa a las peluquerías en Italia por lavar el pelo dos veces a los clientes

Italia se enfrenta a la peor sequía de los últimos 70 años, que amenaza con crear problemas alimentarios y energéticos y ya provocó el descenso del nivel del agua en el río más grande del país.

 

Los peluqueros de la ciudad de Castenaso, en el norte de Italia, tienen prohibido realizar un segundo lavado de cabello a sus clientes, con el fin de ahorrar agua en medio de una severa sequía que azota a las regiones centro-norte del país.

«Entre peluquerías y barberos tenemos una decena de salones. Si multiplicamos el agua utilizada para cada cliente, estamos hablando de miles de litros por día», afirmó el alcalde de aquella localidad de 16.000 habitantes, Carlo Gubellini.

Los infractores se podrían enfrentar a multas de hasta 500 euros (526,5 dólares).

El municipio se explayó acerca de la cuestión en un manual: «De un grifo abierto fluyen al menos 13 litros de agua por minuto. En la situación en la que nos encontramos, ya no nos lo podemos permitir», dice, calculando que son 20 los litros que se van cada dos lavados.

Gubellini aclaró que la prohibición «no tiene un propósito opresivo» sino de «empoderar a los ciudadanos» y abundó que fue bien recibida por los habitantes.

► Te puede interesar: De frutas, cereales y carne: los animales del zoo de Roma se enfrentan a la ola de calor con helados

«Espero poder modificar la ordenanza, pero la situación actual es verdaderamente alarmante. Hasta el 29 de junio, la región de Emilia-Romaña tiene las reservas de agua necesarias para regar los campos. A partir de julio, las cosas pueden empeorar drásticamente», manifestó el alcalde.

En adición a la restricción impuesta a los peluqueros, en la ciudad ya mencionada quedó prohibido el riego de huertas y jardines entre las 8 y las 21 horas. «Hasta ayer teníamos mucha agua, pero ya no es así y nuestros hábitos tendrán que cambiar», concluyó Gubellini, ya en tono docente.

El nivel de las aguas del río Po, de unos 650 kilómetros de longitud y que sustenta los centros industriales del país, ahora es tan bajo que todo (desde la producción de verduras hasta la energía hidroeléctrica y la pesca) se ve afectado negativamente.

Posts Relacionados