fbpx

Acto 17 de agosto: quedó formalmente inaugurado el Mástil y la explanada

Con el acto sanmartiniano se inauguró el nuevo mástil

Este jueves por la mañana, desde las 10:00, tuvo lugar el acto conmemorativo del libertador José de San Martín, en coincidencia con la inauguración del nuevo mástil principal de la ciudad.

Estuvieron presentes en la ceremonia el intendente municipal Luis Castellano, junto a autoridades legislativas y ejecutivas de la ciudad, contingentes escolares, medios de comunicación y público en general.

“Hoy nos convocan dos motivos sumamente importantes: uno de ellos se enmarca en la agenda de fechas conmemorativas de nuestra gloriosa historia nacional, y tiene como protagonista a uno de los próceres más preclaros de nuestra patria: el General Don José de San Martín; y el otro motivo nos une como rafaelinos y también nos llena de orgullo el corazón: la inauguración del nuevo mástil principal de la ciudad”, se anunció en el inicio del encuentro.

Luego de la entonación del Himno Nacional Argentino, la bandera fue portada en desfile por alumnos de la Escuela Nº 21 “José de San Martín”, desde la Jefatura de Policía hasta la explanada del mástil, y fue izada por diferentes autoridades y referentes, entre ellos los empresarios Marcelo Modenessi y Marco Boidi, quienes tuvieron un rol preponderante en la restitución de la nueva estructura; también, Sergio Ambroggi, quien participó del acto de inauguración del primer mástil, a mediados de los cuarenta Seguidamente, se bajó la enseña patria a media asta, como marca la tradición en honor al prócer.

En nombre de la Asociación Sanmartiniana, Laura Ludueña brindó su mensaje, en el que hizo una referencia a la Bandera de los Andes:

“Según cuenta la historia, en la Navidad 1816, poco antes del cruce de los Andes, el general celebraba con su esposa y con los oficiales y sus esposas. De pronto dijo que habían olvidado hacer una bandera para el cruce. Esto esto sorprendió a todos, y las mujeres armaron de inmediato un grupo parea hacer una bandera».

La bandera era importante, en cada batalla era el punto de encuentro para antes y después de las batallas. Los historiadores se preguntan entonces si realmente San Martín, se olvidó de semejante detalle, con su experiencia de 30 batallas en Europa».

«Parece que las mujeres no consiguieron suficiente tela celeste y blanca, en ese agosto 1816, por ese motivo hicieron una bandera distinta con dos franjas verticales, una azul y una blanca, y en el medio bordaron el escudo».

«Los historiadores debaten cómo San Martín aceptó algo distinto a la bandera de las Provincias Unidas, y en realidad lo que piensan es que él no quería ingresar a Chile, luego del cruce, con esa bandera, para que no se tome la llegada como una invasión a Chile, y además, el ejercito estaba conformado también por peruanos y chilenos; según las palabras de San Martín, «un ejercito hispanoamericano que iba liberar la Patria Grande».

«Esto demuestra que San Martín, además de un estratega militar, era un gran estratega con las palabras, y era un buen político.»

 

El mástil

Durante el acto se refirió:

“Originalmente, el mástil principal de la ciudad estaba en el centro de la plaza 25 de Mayo, fue demolido a mediados de los años cuarenta, para ubicar allí el actual monumento al general San Martín. Y el nuevo mástil fue emplazado aquí gracias a una donación de Luisa de Ripamonti. Su habilitación oficial tuvo lugar el 24 de junio de 1945”.

“La supervisión de la obra estuvo a cargo del jefe de oficinas de Obras Públicas del municipio, ingeniero Juan R. Báscolo, junto al ingeniero Eros Faraudello”.

“Durante más de 70 años, fue uno de los símbolos distintivos del paisaje urbano rafaelino, hasta que un temporal, que todos recordamos, el 1º de enero de 2017, lo derribó”.

“Superada la situación de emergencia que dicho temporal ocasionen numerosos puntos de la ciudad, el intendente Castellano comenza delinear el proceso de restitución”.

“En el marco de dicha tarea, se realizaron diferentes encuentros con instituciones de la ciudad para debatir acerca del diseño de la nueva estructura. De dicho proceso surgió la encomiable iniciativa de los empresarios rafaelinos Marcelo Modenessi y Marco Boidi de donar materiales y mano de obra, y realizar cálculos estructurales”.

“Este nuevo mástil se encuentra desplazado unos metros de la ubicación original, para permitir un mayor retiro respecto de la calle, de modo que se pueda apreciar mejor la estructura”.

“Se remodeló el cantero central para construir una explanada que facilite el acceso y permita la realización de conmemoraciones patrias, como la de hoy”.

“Este nuevo mástil mide 32 metros, casi un metro y medio más que el anterior. El florón, que es el tramo ornamental cercano a la base, fue recuperado del mástil original, al igual que la roldana, que fue restaurada”.

“El fuste o caño, está construido de acero de mayores diámetros y espesores que el anterior, adecuado a las nuevas inclemencias climáticas que azotan a nuestra región. El cálculo de la estructura soporta una bandera de hasta 40 metros cuadrados (8 x 5 metros) y vientos de hasta 140 km/h”.

“Hacia abajo, el pilote que sostiene el mástil tiene un metro de diámetro y 12 metros de profundidad”.

 

Muestra fotográfica

Durante el acto se pudo apreciar también la muestra Renacer, del fotógrafo rafaelino Gustavo Conti. Las imágenes recogen diferentes momentos del proceso de construcción de la nueva estructura.

“El nuevo mástil se construyó con el esfuerzo de unos y el sueño de todos. Rescatando la memoria que ni los vientos más fuertes pueden borrar, estas imágenes reviven y dejan testimonio de quienes aportaron su trabajo, sus conocimientos, su tecnología y su amor por la ciudad para poner de pie la estructura que sostiene nuestro símbolo más amado: la bandera de la patria”, se dijo en alusión a la exposición”.

“Cabe destacar que a partir de la semana que viene, se expondrán las imágenes en el Complejo Cultural del Viejo Mercado para que todos puedan conocerla”.

 

Descubrimiento de placa

En la ceremonia se descubrió placa recordativa de la reconstrucción, en la que se agradece a las empresas e instituciones que colaboraron en esta obra: Empresas VMC y Geotecnia y Cimientos, Centro de Estudios e Investigaciones Históricas, Amigos del Museo Histórico, Amigos del Museo de Arte Urbano Poggi, Comisión Municipal para la Promoción de la Cultura, Asociación Cultural Piemontesa, Unidad Regional V de Policía, Asociación de Ingenieros de Rafaela, Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región, Colegio de Arquitectos.

Junto a la placa, puede apreciarse una urna que contiene restos del antiguo mástil, como recordatorio histórico. También, la placa que recuerda la donación que efectuara Luisa Ripamonti, recuperada de la anterior estructura, y la placa de la empresa rosarina que la había construido.

 

Palabras de Castellano

«Quiero, simplemente, señalar cómo a partir de una debilidad podemos sacar una fortaleza. Aquel 1º de enero de este año, estábamos con este mástil destruido y con la ciudad prácticamente implosionada por una de las tormentas más fuertes que tuvimos en nuestra historia».

“Hoy, el tiempo nos acompaña con un día de sol hermoso que todos podemos disfrutar para inaugurar este nuevo mástil para que nuestra bandera pueda estar en el lugar que le corresponde y donde tiene que estar”.

“Esto merece muchos agradecimientos. Un agradecimiento enorme a todas las instituciones que trabajaron para poder diseñar esto participativamente, a las dos empresas que desinteresadamente pusieron su aporte para que esto sea posible, y un agradecimiento a cada uno de los empleados municipales que trabajaron en la reconstrucción de esta explanada”.

“Los valores encarnan cuestiones que tienen que ver con lo que sentimos y y queremos ser como sociedad hacia el futuro. Pero también tienen que ver con preservar el patrimonio histórico del pasado: nuestro mástil, nuestra explanada, nuestro cine, nuestra historia. Lo que fuimos y todo lo que sentimos ser y lo que los chicos tienen que preservar en el futuro.”

 

Palabras de Modenessi

«Estamos muy orgullosos y agradecidos a esta ciudad de Rafaela por haber compartido estos 60 años de vida que llevamos abriendo las puertas de la fábrica, y lo hacemos porque estamos muy orgullosos de la gente, fundamentalmente que nos ha apoyado en todo este tiempo. Solemos escuchar que se dice «queremos devolver a la ciudad lo que la ciudad nos dio», y evidentemente no es una frase hecha: se corporiza en la gente que ayudó a aquellos pioneros como mi padre que empezaron allá hace 70 años a tirar los primeros ladrillos y máquinas».

Posts Relacionados