fbpx

Cuatro venezolanos recorren nuestro país en bicicleta y pasaron por nuestra ciudad

En HOY Y MAÑANA, el programa que se emite por LT28 Radio Rafaela conducido por Elida Thiery y Juan Carlos Scalzo, estuvieron presentes Jesús García, Adriana Cardozo, Héctor Meleán, Rosángela Jiménez, profesionales venezolanos integrantes del Centro de Reinserción Agroecológica. Se encuentran viajando por Sudamérica en bicicleta con el objetivo de conocer los centros de rehabilitación de fauna silvestre y granjas integrales, para desarrollar esas áreas en Venezuela. Con ellos Natalia Espíndola, su anfitriona en Rafaela.

Escucha la nota completa:

Primera parte: 1 – NOTA CICLISTAS VENEZOLANOS [H Y M]

Segunda parte: 2 – NOTA CICLISTAS VENEZOLANOS [H Y M]

 

Son venezolanos, vienen en bicicleta y lo primero que hay que remarcar es que no viene huyendo del régimen de Maduro sino que tienen un plan propio. Son un grupo de profesionales que se hicieron amigos en el paso por la Universidad de Zulia en Maracaibo.

“En Venezuela la educación en su mayoría es gratuita, pero se pierden uno o dos años por paros o protestas. Se accede a las clases y la disposición de los profesores que se quejan de su paga pero entienden que su responsabilidad es con los estudiantes”.

 

El proyecto

Adriana señaló: “Tenemos un proyecto de rehabilitación de fauna silvestre. Somos profesionales, nos graduamos y empezamos a conocer el mundo y la práctica de lo que queremos aplicar”. La joven tiene 24 años y es veterinaria. El resto de los integrantes del grupo son arquitectos y están  trabajando en la parte arquitectónica del Centro desde la bioconstrucción.

Héctor expicó que el sitio elegido para el centro es la montaña y el transporte de materiales es complicado, por lo que “queremos trabajar con materiales del sitio para que el centro sea autosustentable desde el inicio”.

Por su parte, Rosángela agregó que “está en el estado Falcón. Es un estado costero pero tiene montaña, el terreno está ubicado al lado de un parque nacional”.

La idea es recuperar animales de fauna silvestre.  “Acá hemos visto mucho atropellamiento de animales. Allá se ve más tráfico de fauna silvestre (periquitos, guacamayas)”, explicaron los jóvenes.

“En Venezuela, con la situación del país, nadie le presta atención al tema. El problema se va agravando y no hay nadie que lo resuelva. Por eso salimos a conocer la realidad del mundo y volveremos a aplicarla en Venezuela”.

Jesús García comentó que salieron el 8 de enero. “Ya pasamos los 8 mil kilómetros y nos faltan unos 3 mil, porque la meta es llegar hasta Ushuaia. Es menos de la mitad pero es un tramo difícil”.

“Hemos atravesado Brasil, ingresamos a Foz de Iguazú, conocimos las cataratas. Volvimos a Paraguay y de allí a Argentina”.

Adriana explicó que “en Venezuela no son comunes este tipo de experiencia. Siempre recibimos a los argentinos viajando, pero son pocos los venezolanos que salen a recorrer el mundo. Menos aún de mochileros”.

Héctor agregó que en Venezuela ellos estaban en un grupo de ciclistas. “Pertenecíamos a Ciclovía Maracaibo, hacíamos ciclismo urbano. Hemos conocido a otros grupos, una pareja con una bicicleta tamdem, otros que salieron desde Venezuela hace un mes con la intención de migrar a Chile. Uno se va animando por otro.

“El primer día hicimos 8 kilómetros y el ultimo día que pedaleamos, 95. Nos vamos acostumbrando. A la R34 no nos vamos a acostumbrar nunca, preferimos caminos de tierra”.

Jesús comentó que “en Brasil trabajamos haciendo dulces, pero de un tiempo a esta parte mucha gente nos ayuda y además hemos ahorrado. Jamás pagamos hospedaje, en el peor de los casos hemos pedido ayuda a los cuarteles de bomberos”.

 

Realidad en Venezuela

Los jóvenes dijeron que las rutas argentinas son terribles. Con respecto a la inseguridad, aseguraron que en su país viven día a día con la delincuencia por lo que están acostumbrados a tomar precauciones.  “La parte más insegura por la que pasamos en el viaje fue terminando Venezuela, la parte de Los Mineros, donde encontramos personajes armados con dientes de oro y, para nuestra sorpresa, lejos de robarnos nos invitaban con cerveza, nos alojaban”, comentaron.

“Hoy en día sabemos que han cedido las protestas, parece más una resignación de los que protestan. Lo vivimos también en el 2014. Teníamos enfrentamientos a metros de nosotros. Preocupa bastante, vivimos situaciones en las que pasamos 15 días sin salir de casa. En los momentos más complicados estábamos rodando y  lo primero que hacíamos al parar a buscar internet para informarnos de lo que pasaba”.

 

No migraron de Venezuela  por la crisis actual

“La gente se arma un cuento también. En Venezuela se está viviendo en una situación difícil y hay mucha gente escapando. Pero este proyecto también quiere enseñarles que hay alternativas. Hemos conocido en el viaje gente que vive en comunidades que no están metidas en la ciudad con su grado de independencia, y viven tranquilos”.

“El mayor problema de Venezuela es que la industria no está produciendo, ahí se colapsa todo y el temor es no poder llevarse nada a la boca”.

 

¿Cómo es el día a día de un venezolano que sólo quiere sobrevivir?

Héctor expresó: “Yo nunca he votado pero igual estamos viviendo las consecuencias. Tal vez sea una responsabilidad de nuestra parte. Pero nos parece de cualquier forma vamos a terminar igual. Hay hambre por los recursos que tenemos y no hay preocupación por el pueblo”.

“Conocimos gente que come una vez al día y es una alegría, porque comió. Vivíamos frente al supermercado donde todos los días nos despertaban los gritos de la gente intentando quedarse con algo”.

 

La pobreza es muy grande

“Venezuela es un país muy rico en recursos. Pero por la devaluación del bolívar, cuando atravesamos Brasil, sin importar la plata que teníamos en el bolsillo, no teníamos nada. La plata es inaccesible”, dijeron.

 

Experiencias

“En todas partes nos han recibido muy bien. Es la forma de ser del latinoamericano en general. Nos pasó un montón de veces que llegamos a una granja y nos decían que no y luego terminábamos siendo uno más de la familia”, comentaron.

Rosángela comentó que “la barrera está pero, una vez que se atraviesa, te convertís en parte de su familia”.

Explicaron que todavía no tienen un plan determinado. “Vamos a descansar en Rafaela hasta el sábado y luego seguiremos hasta Córdoba. No sabemos qué Ruta tomaremos, si es la 40 por el tema de los vientos”.

Jesús agregó que “originalmente podríamos salir desde Venezuela  por toda la cordillera. Colombia, Ecuador, Perú. Pero decidimos que Brasil sería mejor por lo plano. El conflicto del idioma lo fuimos resolviendo”.

“Ahora nos enfrentamos a otra situación, cordillera o Ruta 3, de la que nos dicen que los vientos son duros, que en 500 km no conseguiremos agua… Estamos en un punto en el que decimos que, si nos toca morir, que sea bonito”.

Rosángela dijo: “teníamos un plan inicial pero en verdad Dios es el que sabe de nuestro regreso. Pensábamos llegar a Ushuaia y vender las bicicletas para pagar el pasaje y lo que faltara trabajar para conseguir la plata. Las bicicletas están muy deterioradas, ahora mismo están en reparación… traemos un kit de repuestos, pero hay cosas que se dañan”.

Adriana comentó que “los muchachos viajan con 30 kilos y nosotras dos con 20 y un poco más, porque llevamos la cesta y las cargamos con cosas que nos regala la gente en el camino”.

 

Plan de vuelta

“Tenemos una hectárea que hemos comprado, el apoyo de los vecinos a lo que hemos desarrollado, tenemos una página web www.centrora.com.ve”.

Posts Relacionados