Desolador panorama por los incendios en Australia: «La situación es desesperante»

Australia se prende fuego y la situación es casi insostenible. Al respecto, dialogamos con Juan Molfino (35), un rafaelino que se encuentra viviendo en Sídney hace ocho años. “La situación es desesperante, muy pero muy grave. La cantidad de fuego en todo el país es impresionante”.

“Ya se quemaron 8,5 millones de hectáreas en todo el país, que es más o menos como si se quemaría la provincia de Entre Ríos entera. Los parques nacionales son los que más se están quemando pero también muchas comunidades rurales, muchos pueblitos”, contó Juan.

“Todo ese fuego hace que se genere una cantidad de humo impresionante que llegó a las ciudades más grandes, como Sidney. La calidad del aire es muy mala por lo que la calidad de vida de toda la ciudad esté afectada. La cantidad de animales muertos se estima en más de un billón. Los bomberos son todos voluntarios y no dan abasto. Tienen recursos limitados”, relató detallando el desolador panorama.

Los equipos del Servicio de Bomberos Rurales (RFS) se dedican a la protección de la propiedad de varias casas a lo largo de la carretera Old Hume Highway, cerca de la ciudad de Tahmoor, ya que el incendio de Green Wattle Creek amenaza a varias comunidades en el suroeste de Sídney, Australia (Reuters)

 

Incendios recurrentes

“Los incendios en Australia son muy comunes, todos los años hay, un poco por las altas temperaturas y el tipo de vegetación. Hay muchos eucaliptus, y cuando está seco se quema mucho más fácilmente”.

► Lee también: “El fuego no cesa en Australia y ya son 17 los muertos

Juan Molfino explicó que el problema es que, por efecto innegable del cambio climático y el calentamiento global, “todos estos fuegos se están haciendo cada vez más intensos y más prolongados. Las épocas de incendios son cada vez más largas”. Hace desde noviembre que hay focos de incendio activos, sostuvo.

Nancy Allen y Brian Allen se detienen afuera de su casa mientras los fuertes vientos empujan humo y cenizas del Currowan Fire hacia Nowra, New South Wales, Australia, el 4 de enero de 2020. El cielo naranja tiñe toda la geografía del país (Reuters)

 

Graves situación: numerosos fallecidos y pocas esperanzas de alivio

“Hasta ahora, en Australia fallecieron 24 personas debido a los fuegos. Entre ellos, dos o tres bomberos y mucha gente que se queda tratando de proteger las viviendas”, explicó.

“Ayer hubo algunas lluvias esporádicas, muy pocas. Sumado a todo esto, gran parte de Australia está pasando por una sequía hace dos o tres años, una sequía muy severa. Ayer hubo un pequeño alivio en algunos sectores, en otros nada”.

El avance de los incendios depende mucho de la naturaleza, de las lluvias, de que las temperaturas no sean altas, de los vientos. Este último juega un factor muy importante porque cuando cambia, el fuego cambia de dirección y puede llegar a quemar muchísimas cosas más que no estaba en los planes”, contó el joven.

Los miembros del Servicio de Bomberos del País (CFS) apagaron un incendio que alcanzó fardos de heno en una propiedad en Mount Torrens en Adelaide Hills, Australia, el 3 de enero de 2020 (Reuters)

 

Desesperante

“Hay sectores en los que es incontrolable. Los árboles queman, es difícil de creer la combustión que generan. Se va quemando de árbol a árbol, y el fuego lleva las cenizas y brasas a lugares más alejados y empieza un nuevo fuego”.

“Los grandes fuegos generan sus propias nubes, esas generan tormentas eléctricas con rayos que empiezan nuevos incendios. Es una locura. Es casi imposible de controlar”.

“El fuego llegó a las grandes ciudades y ese, quizás, es el único aspecto positivo. El fuego está afectando a todo tipo de personas, independientemente de la clase social. El humo está afectando a todo el mundo así que todos están hablando de esto. Lo bueno es que se está generando un poco más de conciencia social en cuanto al calentamiento global, los bosques, la naturaleza”.

El rescatador de vida silvestre de Adelaida Simon Adamczyk es visto con un koala en un bosque en llamas cerca del cabo Borda, en la isla Canguro, al suroeste de Adelaida, Australia, el 7 de enero de 2020 (Reuters)

 

Industrias afectadas

“La industria más afectada hasta el momento es el turismo: esto está pasando en temporada alta y toda la zona de las costas está totalmente afectada. Pérdidas millonarias y parques nacionales afectados. Otro sector muy afectado es el de los productores agropecuarios. Ya venían totalmente golpeados por la sequía.

 

Entrevista completa:

Juan Molfino
Juan Molfino

 

(Fotos: Infobae)

Te puede interesar