fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

El trágico final del último romántico de la cumbia: Leo Mattioli, el «León Santafesino»

El «León Santafesino», como lo apodaban, perdió la vida a los 38 años, a tan solo días de su cumpleaños. La primicia de Crónica TV a las 12:46 del domingo 7 de agosto de 2011 provocó conmoción en el mundo del espectáculo.

 

El rey de la cumbia romántica estaba muy enfermo, siempre rondándole la muerte, pero como seguía de pie en el escenario a los 38 años, hasta él creyó que era inmortal. La última noche fue terrible, ofreció tres recitales seguidos en tres ciudades distintas: Mar del Plata, Balcarce y Necochea en un estado de pre infarto.

Dicen que antes del primero, Leo Mattioli sintió el dolor en el pecho, se compró un calmante en una farmacia y le dijo que no a sus hijos (quiénes le dedicaron un homenaje a su padre junto a «Los Palmeras») cuando quisieron suspender los shows para llevarlo al médico. Llegó al Club Rivadavia a las 5:30 de la mañana, subió cuatro pisos hasta llegar al escenario y casi sin aire cantó como pudo.

Apenas seis temas logró cantar, algunos lo silbaron por ese final anticipado por el que pidió disculpas. Murió seis horas después solo en la habitación 311 del Hotel Gala de Necochea, su hijo Nicolás pidió ayuda pero ya era tarde los médicos informaron que sufrió una insuficiencia cardíaca mientras dormía.

► Te puede interesar: Shakira y Gerard Piqué confirmaron su separación: el jugador engañó a la cantante con la madre de un compañero

Leonardo Guillermo Mattioli iba a cumplir 39 años el 13 de agosto. Pensaba festejarlo como había hecho en el 2010, con un recital en el Teatro Gran Rex el lunes 15. Las entradas estaban totalmente agotadas porque con 17 discos editados y seis Premios Gardel, el «león santafesino» integraba el codiciado podio de los ídolos populares desde que a los 20 años debutó como vocalista del grupo «Trinidad».

En noviembre de 1999 se lanzó como solista y en una de sus primeras giras, en esas jornadas maratónicas, casi muere por primera vez. Miles de personas llegadas de todo el país lo despidieron en el hall del Centro Cultural, donde funcionaba la estación de trenes Manuel Belgrano en la ciudad de Santa Fe. Realizaron una peregrinación cálida y conmovedora matizada por los aplausos, las lágrimas y las canciones.

Leo Mattioli se había despedido del mundo por Twitter unas horas antes de morir con esta frase: «Dos recitales más y cerramos la noche con el amanecer. Beso y abrazo a todos por la fuerza y apoyo incondicional. Estoy en deuda».

Posts Relacionados