fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Con un escandaloso penal, Ferro quedó eliminado ante Quilmes

Los jugadores del Verdolaga lo fueron a buscar al árbitro por el penal mal sancionado que convirtió Federico Anselmo y le dio el pasaje al Cervecero para la definición del Reducido de la Primera Nacional, por una plaza en la Liga Profesional.

 

Fue un final caliente el que se vivió en el partido que Quilmes le ganó 1-0 a Ferro, que se definió por un penal mal sancionado por Nicolás Lamolina y que convirtió Federico Anselmo. Fue en el final del encuentro por la segunda semifinal del Reducido de la Primera Nacional por el segundo ascenso a la Liga Profesional: gracias a dicha conquista, el Cervecero legó a la definición, en la que se verá cara a cara con Barracas Central el próximo martes en estadio a confirmar. La decisión del juez generó la bronca de los jugadores del equipo de Caballito, que le protestaron en continuado al juez en los últimos minutos y, una vez terminado el juego, lo fueron a buscar para continuar con sus reclamos.

Fue un cotejo muy parejo y cargado de tensiones por todo lo que hubo en juego. Ambos equipos llegaron a esta instancia luego de una larga temporada, en la que primero terminaron segundos en sus zonas demostrando su protagonismo a lo largo de 32 fechas. Y, tras el 1-1 en el cotejo de ida, volvieron a verse las caras en un estadio Centenario que excedía la capacidad del estadio.

 

A los 30 minuto del complemento, Anselmo fue a buscar la pelota con el arquero Marcelo Miño y en la disputa le pegó al arquero de Ferro y cayó, pero para Lamolina la infracción fue al revés y el delantero de Quilmes no desaprovechó la chance para abrir el marcador con un derechazo. En el último cuarto de hora el Verdolaga intentó conseguir la igualdad, pero no pudo en medio de una mezcla de enojo e impotencia por la decisión arbitral.

Además, en el medio de los constantes cortes del cierre del match (hubo 13 minutos de descuento en total), algunos jugadores de Ferro quedaron de frente a la platea local e intercambiaron insultos y amenazas con los hinchas, ante la pasiva mirada policial.

Una vez que Lamolina pitó el final, los futbolistas de Ferro lo fueron a buscar y se encontraron con un cordón policial que rodeó al juez, que también encontró resguardo en los jueces de línea, quienes también recibieron los reproches, en especial el asistente número uno.

Posts Relacionados