fbpx

Falabella y Sodimac quieren irse del país y buscan comprador para su negocio en la Argentina

Falabella se suma a la lista cada vez más grande de empresas que busca retirarse de la Argentina. La empresa chilena le otorgó un mandato de venta al banco de inversión Columbus Merchant Banking para que le encuentre un comprador a todos sus negocios locales, incluyendo las tiendas departamentales, su cadena de homecenters Sodimac y la tarjeta CMR.

Detrás de la salida se conjugan varios factores. El primero es el mal momento que atraviesa la economía argentina, con caídas inéditas en el consumo. Al mal momento económico se suman las restricciones para importar que hacen cada vez más difícil el negocio principal de Falabella, ya que sus tiendas departamentales trabajan en gran parte con mercadería comprada en el exterior.

El contexto regional además tampoco le juega a favor. La casa matriz de la compañía reportó pérdidas por US$157 millones en el segundo trimestre de 2020, US$136,3 millones acumulados en el primer semestre, lo que se explica principalmente por los resultados negativos en las áreas de tiendas por departamento y mejoramiento del hogar en Chile y Perú, a lo que se suman los negocios inmobiliarios y bancarios.

 

Falabella desembarcó en la Argentina en 1993, con la apertura de una primera tienda en la ciudad de Mendoza. En la actualidad, cuenta con una decena de sucursales, distribuidas en Buenos Aires, San Juan, Rosario, Córdoba y Mendoza. En 2007 el grupo Solari -dueño de Falabella- sumó una segunda cadena, con el desembarco de Sodimac, que hoy tiene nueve locales y compite en forma directa con Easy, del grupo Cencosud, otra empresa de origen chilena. Su negocios en la Argentina también incluyen a la tarjeta CMR, que cuenta con más de 300.000 clientes.

A nivel regional está liderada por un argentino: Gastón Bottazzini, que asumió como gerente general de Falabella el 1 de junio de 2018. Previamente se desempeñó como gerente general de Falabella Financiero durante aproximadamente diez años y lideró el desembarco de la cadena en el mercado mexicano. Antes de ingresar al grupo chileno fue socio en McKinsey & Company, donde trabajó entre los años 1996 y 2008.

► Lee también: Por primera vez, Santa Fe superó en casos de coronavirus a la Ciudad de Buenos Aires

 

Candidatos

«El negocio de Falabella depende en gran parte de la importación, así que no le va a resultar fácil encontrar un comprador que tenga la estructura armada de proveedores para seguir operando en un contexto como el argentino. Sodimac, en cambio, puede resultar más fácil de vender», explicó a LA NACION un jugador que participa en el negocio local.

El mandato de venta de los negocios de Falabella Argentina está en manos del banco de inversión Columbus Merchant Banking, que preside el ex citibanker Alejandro Dillon.

 

 

La Nación 

Posts Relacionados