fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Hallaron glifosato en la orina de alumnos de una escuela rural en Baradero

Para la Red Local de Estudios Agroecológicos (Relea) los resultados no sorprenden. «Son una constante en escuelas rurales»

 

Un relevamiento sanitario realizado por la Red Local de Estudios Agroecológicos Baradero-San Pedro (Relea) detectó presencia de glifosato y Ampa (ácido aminometilfosfónico o metabolito de degradación) en la orina de alumnos de una escuela rural de la zona de la ciudad bonaerense de Baradero, situada a 160 kilómetros al sur de Rosario.

La noticia no causó sorpresa pese a los datos contundentes, porque «en cualquier escuela de campo que hagamos un estudio similar al que hicimos en Baradero, seguramente arrojaría los mismos resultados», dijo unos de los integrantes de Relea, Mauro González, quien además forma parte del Proyecto Agroecológico Casilda (Paca).

Se investigaron las implicancias del uso de herbicidas en lugares expuestos a ello. Por supuesto que las escuelas rurales son las principales perjudicadas con estas prácticas, fundamentalmente si se realizan cerca del establecimiento educativo. Hoy son pocas las escuelas rurales en comparación con décadas atrás. La explicación es sencilla. El éxodo de chacareros hacia pueblos o ciudades cercanas, la siembra directa (que implica un menor trabajo rural) y los pooles de siembra que alquilan campos a precios interesantes para el dueño de la tierra. De ese modo no tiene que trabajar como lo hacía antes. Para fumigar se utilizan los denominados «mosquitos» por vía terreste y aeroaplicadores cuando se realiza con un avión.

El estudio realizado en Baradero confirmó la presencia de Glifosato y Ampa en la orina. El Ampa es un ácido orgánico débil con un grupo fosfonato. Es uno de los principales productos de degradación del glifosato que, según los ambientalistas de Relea, «es tan peligroso como el propio glifosato utilizado para la agricultura»

Relea tomó ocho muestras en una escuela rural de Baradero de las cuales tres dieron positivo: dos alumnos y una docente. Eso significa un 40% de positividad del total de muestras enviadas para su análisis. Todas eran de alumnos y una docente perteneciente a la comunidad educativa de esa misma escuela rural. «Se trata, para la legislación argentina, de un residuo peligroso (ley número 24.051) que no debería estar presente en sangre y orina de ninguna persona, mucho menos de niños y niñas de edad temprana», sostienen desde Relea.

► Te puede interesar: Moisés Ville: un joven de 23 años sufrió un accidente y tuvo que ser trasladado al nosocomio de Rafaela

Mauro González, estudiante de Ciencias Veterinarias en la ciudad de Casilda, quien además participa del Paca, un proyecto agroecológica para la producción sin el uso de agroquímicos, sostuvo que «a nosotros que estamos en el tema no nos sorprenden para nada los resultados de estas muestras porque es algo que venimos observando desde hace tiempo. Sucede que de este modo tenemos una comprobación empírica».

 

La Capital.

Posts Relacionados