fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

«Hola Juan Carlos»: conocé todos los detalles del simpático audio que arrasó en las redes sociales

La simpática historia detrás del audio que conquistó las redes sociales.

Es una noche de septiembre de 2019 y Juan Carlos está frente al televisor de su casa en barrio Santa Lucía, provincia de San Juan. Está mirando una película de terror y recuerda que a su sobrino, Mateo, le dan miedo ese tipo de películas.

Agarra el celular, le saca una foto a la pantalla del televisor y se la manda a Mauricio, uno de sus dos hijos, quien está con su primito Mateo en un departamento que alquila a veinte cuadras de distancia. La imagen tiene justo a una mujer de aspecto aterrador sentada en una silla, envuelta en una manta blanca y cubierta de sangre. Mateo, con siete años en aquel entonces, elige no abrir la foto.

En 2019, Juan Carlos tiene cincuenta años. Luego de esa foto, entre una ida y venida de mensajes, le manda un audio diciéndole que hay un espíritu maligno que lo anda persiguiendo. También imposta la voz: lo molesta porque el niño entiende el código de humor.

“Me da miedo, me da miedo”, le repite Mateo. Mauricio lo invita a responderle a su tío con otro audio. No le sugiere qué decirle, sólo promueve que le devuelva el mensaje con otra broma. Entonces, apelando a su inocente ingenio, le manda un audio donde también transforma su voz para alcanzar una entonación tétrica. Son diez segundos: «No te entiendo nada porque acá está el espíritu. Hola Juan Carlos, ¿cómo estás, chupapija? Te voy a matar cuando vengas».

► Te puede interesar: «Chano» afirmó que no recuerda el episodio durante el cual recibió un disparo policial

Juan Carlos se ríe un poco más, siguen divirtiéndose hasta que la conversación se desvanece. Mauricio advierte el potencial de gracia que tiene el audio y decide redirigirlo al grupo de su familia, aunque no conmueve a nadie y se pierde en la dinámica habitual de los grupos de Whatsapp. Pero Mauricio no se frustra y lo vuelve a compartir sin razón aparente meses después.

Yanina, su hermana, lo recupera y se lo manda a Andrés Pomiro, un actor que tiene más de 620 mil seguidores en su cuenta de Instagram, donde se describe como «el chico de los audios». Su virtud radica en interpretar y caracterizar audios de gente anónima. El 9 de diciembre de 2019, publicó su video actuando el audio de Mateo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ANDRES POMIRO (@andrespomiro)

No hay recetas para construir un audio viral. Si bien se supo que el niño ganó un campeonato de audios en Twitter organizado por @JuaneGrilli en abril de 2020, el material nunca dejó de circular. Incluso Guille Campo, músico y compositor, creó un remix en formato Tech House que denominó «Hola Juan Carlos» y se encuentra colgado en las redes sociales. Fue el relanzamiento del fenómeno, dos años después.

Lo llamaron radios y diarios locales.

«No creíamos que iba a llegar a tanto, tan lejos, jamás imaginamos que nos llamaran para contar esto. Con mis sobrinos nos cagamos de risa, no lo podemos creer. Él está chocho, dice que ya es famoso», cuenta Juan Carlos, tío de Mateo.Sus clientes, sus vecinos, amigos y familiares le agregan el insulto que le anexó su sobrino cada vez que lo saludan por su nombre. «Ya lo llevo como si fuese mi apellido», reconoce entre risas. La felicidad y el orgullo es tal que su foto de perfil de Whatsapp es una remera que dice «A veces solo hay que decir hola Juan Carlos cómo estás chupapija y seguir».

► Te puede interesar: Hito científico: Argentina fabricará vacunas de tecnología ARN mensajero contra el COVID-19

Mateo hoy tiene nueve años, un hermano mellizo que se llama Joaquín y otro, dos años más grande, de nombre Lautaro. Viven los tres juntos en una casa que alquilan y que sustenta Carina, su mamá, empleada de limpieza en un laboratorio de diálisis en el centro de la capital provincial.

Mateo, dice su tío, es el «jefe» de los chicos del barrio, «el que lleva y trae para todos lados, el que arma y desarma». Asiste a cuarto grado en la escuela primaria Carlos Pellegrini del barrio Santa Lucía.

«Yo soy como un padre para él. Los fines de semana me lo llevo conmigo a donde voy, al campo, al dique, de vacaciones viene conmigo. Hemos ido juntos a Chile, a Mar del Plata, a Buenos Aires, a todos lados», comenta.

Mateo no adivinó la difusión a gran escala que tuvo su audio, pero sin embargo compartió «Cuando me dijeron que se hizo viral me puse feliz, me puse contento». También contradijo los dichos familiares que cuentan que, de grande, Mateo quiere ser famoso: «A mí me gustaría ser doctor y salvar a la gente, a las personas. Ser un súper doctor», corrigió.

Posts Relacionados