fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

IMÁGENES SENSIBLES | El robo de caballos se multiplicó en Santa Fe y la región

La víctima del doloroso robo adelantó que están organizando una marcha a caballo (aún sin fecha) hasta la Casa de Gobierno para reclamar por esta situación.

 

Diego Sottini y su familia aún no pueden comprender tanta brutalidad y crueldad. Este domingo a la madrugada le robaron cuatro caballos del campo en el cual trabaja junto a su señora, ubicado en el Km 19 de la Ruta 2, en jurisdicción de Monte Vera.

La denuncia, radicada en la comisaría del pueblo, no activó ningún tipo de búsqueda. Sin embargo, junto a personal de la guardia rural, Los Pumas pudieron seguir los pasos de los animales.

Los equinos estaban a más de 10 kilómetros de donde fueron robados. Dos fueron hallados con vida en la zona de Callejón Funes y General Paz, en barrio Central Guadalupe. En tanto que, a 150 metros de ese lugar, descubrieron faenados a los otros dos caballos.

«Quienes lo hicieron tienen experiencia. Es carne que después se comercializa, es toda la carne barata que se vende en Santa Fe, en esos barrios que usted va y consigue pulpa, carne picada y chorizo por 600 pesos, eso es carne de caballo», apuntó la víctima del robo.

 

El peor desenlace

El trabajador realizó una crónica detallada de lo ocurrido: «La búsqueda comenzó el domingo y fue extensa. Llegamos hasta el barrio que se encuentra detrás de la granja ‘La Esmeralda’. Como era tarde, nos pidieron que regresemos a nuestro domicilio».

► Te puede interesar: La ciudad de Santa Fe tendrá un registro de bares y hoteles que permitan mascotas

«Al amanecer del lunes recibimos un mensaje por Facebook diciendo que habían visto a los caballos por Callejón Funes y Rivadavia. Encontramos las huellas y con Los Pumas las fuimos siguiendo hasta que llegamos donde termina Callejón Funes con Gral. Paz», relató.

Contó que una mujer reconoció a los caballos a través de fotos: «Es ahí cuando nos dijeron que ‘anoche (por el domingo) los tenían atados en el fondo’. Nos dieron permiso, pasamos con Los Pumas y encontramos dos caballos vivos», señaló.

Lamentó que uno de los dos animales se encontraba todo lastimado, sin poder caminar: «Está golpeado, cortado, enredado con alambre de púas, estaba echado en el barro, tapado en barro». En tanto que el otro (un pony) se encuentra en buen estado.

Respecto a sus otros dos caballos habían sido carneados, lamentó: «No es que lo mataron porque nosotros le seguíamos el rastro, sino que lo carnearon, le sacaron la carne; todo, costilla, pulpa, todo; no le dejaron nada».

Para Sottini, «esto no es por necesidad de hambre o porque no tienen parar comer… Es por maldad y porque no la consumen a la carne, sino que la venden». Advirtió que quien los faenó es una persona con «mucha experiencia, sabía muy bien hacer ese trabajo».

Diego Sottini contó que los animales no solo son una herramienta de trabajo, sino que «son parte de la familia».

«Fue un golpe impresionante, es algo muy fuerte. Es un vínculo muy fuerte. Para nosotros no es un animal, es alguien más de la familia. El caballo es un animal muy especial para la gente de campo porque es el que te ayuda a traer el pan todos los días a la mesa, uno se encariña», lamentó.

 

Posts Relacionados