fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Imputaron a ocho integrantes de una banda que faenaba en una ex cremería en el limite interprovincial

Una banda que había usurpado las instalaciones de una ex cremería en la provincia de Santa Fe” donde faenaba animales que morían en campos de la zona para luego comercializar la carne en carnicerías de Frontera y San Francisco aplicándoles sulfito, fueron imputadas 8 personas por asociación ilícita en perjuicio de la salud pública. Hasta el momento no hubo detenciones pero no se descarta que puedan concretarse.

 

La fiscal federal de Villa María, María Marta Schianni, a cargo de la Fiscalía de San Francisco, confirmó la investigación de su antecesor Luis Viaut y pidió al juzgado federal a cargo de Roque Rebak, llame a declarar a 8 personas imputadas de una asociación ilícita, entre ellas 4 carniceros, por comprar animales muertos en los campos de Morteros y luego de faenarlos trasladarlos a Frontera y San Francisco, donde los enmascaraban con sulfito, para ser vendida en distintas carnicerías de las dos ciudades. La carne podrida fue noticia el 23 de mayo de 2019, En la oportunidad no se registraron detenciones, pero se incautó la carne y varios vehículos que son propiedad de un carnicero de apellido Valle, oriundo de Frontera.

Lee también: Niña de 12 años fallece tras un choque en ruta C-45

La investigación se habría originado a partir de una investigación de la policía de Morteros que habría acercado datos a Gendarmería Nacional, acerca de la existencia de faenamiento en un predio en el límite de Santa Fe y Córdoba a unos 6 Km al este de Colonia San Pedro y esta con conocimiento de la Fiscalía Federal con sede en San Francisco, comenzó a realizar seguimientos y escuchas hasta terminar con la realización de nueve allanamientos en carnicerías de San Francisco, Frontera y una ex cremería en la provincia de Santa Fe en el límite con la provincia de Córdoba a unos 6 Km al este de Colonia San Pedro

En el marco de la investigación por faenamiento clandestino, envenenamiento de alimentos y graves transgresiones a reglas de salud pública, establecido por el Código Penal argentino, secuestraron alrededor de 3 toneladas de carne espolvoreada con sulfito de sodio, sustancia considerada cancerígena que retrasa la descomposición de la misma. Además incautaron armas de fuego, municiones de diferentes calibres, computadoras, dispositivos móviles, 10 vehículos entre ellos varias camionetas, dinero en efectivo, freezers y caja de transporte empleada para depósito y documentación de interés a la causa.

 

La causa

La investigación se inicia a partir que determinan que cerca de Colonia San Pedro, se faenaban animales que se compraban muertos por enfermedades en los campos. Según se desprende de la investigación, esta organización pagaba entre 800 y 1.000 pesos cada animal, encargándose ellos de ir a buscarlos a los campos. Cada vez que se moría un animal vacuno o porcino en el campo, el productor se ponía en contacto con estas personas que eran las encargadas de buscarlos.

Lee también: Un menor de edad está en grave estado tras electrocutarse cuando intentaba robar cables de alta tensión

Los involucrados faenaban en la ex cremería, acopiaban y para ser trasladada la carne en camionetas y utilitarios dentro de bidones para ser comercializada sin respetar las normas mínimas de salubridad. Utilizaban químicos para alterar el color, olor y neutralizar la descomposición.

Esta red comercializaba diferentes cortes en carnicerías de Frontera y San Francisco, como así también habría contado con una fábrica clandestina de milanesas que eran distribuidas en almacenes y kioscos. Habrían ofrecido bolsones a 70 pesos el kilo, también lo habrían hecho a través de redes sociales, despachando hacia toda la región por transporte contra reembolso. En una de las carnicerías allanadas de Frontera, propiedad de Sergio Valle, se ofrecía por Facebook un bolsón de 5 kilos a $ 345.

La investigación tiene por delante analizar varias horas de escuchas telefónicas en la que integrantes de la banda negociaban la compra de vacas muertas por enfermedad a productores ganaderos de la zona.

El fiscal Viaut siguió la ruta del dinero de los involucrados como manejo de chequeras, dólares y transferencias de dinero que surgirían de las escuchas telefónicas realizadas a los carniceros, a productores que ofrecían vacas enfermas, donde también investigan la posible existencia de otro matadero clandestino en un campo cercano a Frontera, por lo que no descartan nuevos allanamientos en la región en busca de más pruebas.

Fuente: Me lo dijo Perez

Posts Relacionados