fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

La declaración de Nahir: la joven aseguró que era su exnovio el que llevaba el arma

Pasaron casi 18 días entre la primera y breve declaración, en la que Nahir Galarza confesó que mató a su exnovio Fernando Pastorizzo, y la ampliación de su indagatoria, en la que aseguró que quien llevaba el arma de su padre era el joven muerto y que, en más de una oportunidad, fue él quien gatilló. «No quería que pasara eso, fue un accidente. Nunca se me cruzó por la cabeza que podía matar a una persona», dijo la joven estudiante de abogacía esta tarde ante el fiscal Sergio Rondoni Caffas.

En el texto, que fue difundido por la defensa de Galarza y que consta de 6 páginas, Nahir relata cómo fueron las horas previas y los minutos posteriores al crimen. Además, dio detalles del vínculo con la víctima: «Con él tuve mi primera relación, que fue antes de los 16».

Sobre la noche del crimen contó que ella fue hasta la casa de Pastorizzo a buscar el cargador de su celular, pero que no ingresó a la vivienda. Allí, según la joven, tuvieron una discusión y luego fueron a la casa de ella donde él le pidió entrar. «Cuando subimos a mi casa, pasamos por la cocina y él agarró el arma de mi papá que estaba en la heladera. ´Mirá qué fierro el de tu viejo’ me dijo, y entonces me enojé con él y le dije que era un pelotudo. Le dije que era un enfermo y más cosas y me fui a mi habitación. Él me siguió, había dejado el arma porque a mi habitación no entró con el arma», dijo.

Tras contar que tuvieron relaciones sexuales, dijo que Pastorizzo otra vez se puso violento y le reprochó que salía con otros jóvenes. «A mí me dio una impotencia porque después que se sacaba las ganas, me decía cosas», dijo en su testimonial Nahir y luego explicó que decidió enfrentar a Fernando y contarle que salía con un chico llamado Rafael.

 

La previa del crimen

«Cuando pasamos por la cocina, él agarra el arma de nuevo y me apunta en la panza y me dijo que yo me iba a ir con él, porque yo era de él. Yo creo que más que asustada, estaba sorprendida», relató Nahir de los minutos previos a salir de su casa junto a Pastorizzo en la moto del joven.

La joven aseguró que su exnovio la obligó a que fuera con él. «Apretó el gatillo del arma y me dijo que no se me ocurriera gritar o salir corriendo. Se guardó el arma en el pantalón y me hizo esperar hasta que sacó la moto», dijo en la indagatoria en la que no aceptó responder preguntas del fiscal y se quebró cuando recordó los insultos y los disparos, según indicaron a LA NACION fuentes de la investigación.

Luego contó que se subió a la moto con Pastorizzo, que este la insultó durante el viaje, que ella se intentó tirar del vehículo y que le quiso sacar el arma pero que él la tenía sostenida con una mano.

«Cuando llegamos a la calle de la casa de mi abuela, iba tan rápido que perdió el control de la moto y yo me agarré de él y le saqué el arma. Ni siquiera miré cómo la agarré», señaló. «Cuando frena de golpe, yo sentí la primera explosión y ahí nos caemos los dos de costado. Cuando me levanto, empecé a temblar, me quedé como sorda, como boba, fue todo rápido. Me agacho para mirarlo y ahí es donde sale la segunda explosión, que me sorprendió y me quedé sorda de nuevo. Ahí reaccioné, tiré el arma al piso, no sabía qué hacer», añadió.

Tras el crimen dijo que lo primero que se le vino a la mente es que el arma pertenecía a su padre y que no quería que lo hicieran responsable de la muerte de Fernando. «Entonces agarré el arma, me fui a mi casa caminando. Cuando llegué estaban todos durmiendo, dejé el arma donde estaba y me fui a acostar. Tenía nervios y no sabía si lo había matado», aseguró y contó que se enteró de la muerte de su ex cuando la llamó la madre de Pastorizzo para preguntarle si habían estado juntos.

Al cerrar su nueva indagatoria, aseguró: «Ahora que estuve más tranquila, pude reconstruir lo que me pasó. Tengo la culpa de por qué agarré el arma o por qué no la tiré. No quería que pasara esto, para mí fue un accidente. No supe actuar porque me ganaron los nervios, nada más», concluyó lo joven ante el fiscal.

 

Contradicciones

En su primera declaración como imputada, la joven había dicho que el crimen lo cometió con el arma de su papá «la cual estaba arriba de la heladera donde la pone siempre» y que la había sacado «sin que él lo sepa».

«Los dos disparos los hice con esa arma y luego di vuelta a la manzana y me fui caminando a mi casa», fueron las palabras que utilizó en su confesión del día de su detención antes de entrar en un ataque de nervios.

 

Fuente: La Nación

Posts Relacionados