fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

La historia de José: encontró en la bicicleta una actividad que le cambió la vida

José «Urco» Delgado encontró en «la toxi» (así bautizó a su bicicleta) una compañera ideal. Realizó un viaje desde San Francisco a San Miguel de Tucumán para visitar un amigo. Una peculiar historia que cambió su forma de vida.

Desde que comenzó el viaje, «Urco» fue manteniendo informado a sus seguidores en sus redes sociales. A través de su cuenta de Facebook, José Urco Delgado así como también mediante su perfil en Instagram, se pueden observar distintas etapas de su aventura, en las que se muestra pleno de felicidad por cada momento compartido.

Si bien su destino elegido fue San Miguel de Tucumán, confesó que esa fue «la segunda opción» de las que se le presentaron cuando decidió lanzarse a la aventura de unir grandes distancias a bordo de ‘la toxi’, una Venzo «pero de las viejas y pesadas, que no tiene nada extra salvo el manubrio mariposa» agregó.

Equipada con alforjas traseras y delanteras en las cuales lleva lo mínimo indispensable para sobrevivir, José se lanzó a la ruta en busca de su sueño.

«Mi primera elección había sido visitar a una amiga que vive en el sur del país. De todas maneras, luego de haber contraído covid me agarró un poco de temor así que me decidí por visitar a mi amigo Poli» explicó el oriundo de San Francisco (Córdoba).

Con mucho sentido del humor, Delgado se describe como «anticiclista» ya que «a mis 55 años tengo una rodilla operada y la otra me la tienen que operar pronto. Tengo las últimas tres vértebras pegadas por la artrosis, enfermedad que además me afecta las cervicales, exceso de peso y además soy ex fumador».

A pesar de todo ello, en octubre de 2020 José decidió subirse a una bicicleta como una manera de buscar «encajar» en algún grupo de ciclistas pero de inmediato supo que eso iba a ser muy difícil porque «mientras todos iban fuerte, a mí me gustaba llevar el termo y el mate y quedarme en el campo mirando los pajaritos y la naturaleza» detalló.

► Te puede interesar: Un día como hoy pero de 2005, se subía el primer video a YouTube

 

El dolor no es el límite

Pese a las limitaciones físicas, «Urco» entendió que no debía dejarse vencer por el dolor. Para eso se puso como primera meta visitar a su padre quien estaba internado en un centro de salud de Cosquín, algo que pudo concretar antes de su fallecimiento ocurrido el pasado 30 de noviembre.

«Me preparé para visitar a mi papá en la bicicleta y gracias a Dios lo pude hacer» dice quien luego aclara que «no me considero ciclista» ya que para él la bicicleta «es una forma de vida».

Una vez superada su primera meta fue por más y se conectó con personas que integran grupos de cicloturismo. «Estas personas me dieron mucho aliento al igual que muchos amigos en San Francisco» agregó.

José en el Noroeste argentino

Además del apoyo inicial, José rescata el aliento que recibe de parte de aquellos que encuentra en la ruta. «Saliendo de Frías, en Santiago del Estero, recuerdo que hacía mucho frío y se paró un hombre y me regaló unos bizcochos y cosas dulces y me largué a llorar por la emoción por el gesto. Algo así me vino ocurriendo en todo el trayecto donde personas que no me conocían me abrían las puertas de sus hogares para darme un vaso de agua o recibirme para descansar. Lo que estoy viviendo es hermoso».

 

El secreto de ser feliz pasa por cumplir sueños

«En este viaje cada día es un misterio. Cuando llego a un lugar no sé muy bien dónde voy a tirar la carpa y allí es donde entra la confianza en Dios por saber que en algún lado me voy a recostar para descansar y seguir camino» mencionó Delgado.

► Te puede interesar: Picos de 40 grados, nevadas, lluvias y hasta granizo: el clima que viene en el país

Al subirse por primera vez a una bicicleta con el objetivo de comenzar a incrementar las distancias recorridas, reconoció que «pude descubrir otro mundo que me cambió por completo, me hizo mucho más susceptible a lo espiritual y una vez que estás en ese plano no tiene retorno».

Si bien le cuesta definirse como ciclista aseguró que con el paso del tiempo y las experiencias adquiridas sobre la bicicleta «esto más bien es como una forma de vida. Hago ciclismo, pero sería muy pretensioso definirme como ciclista» concluyó.

 

 

Fuente: La Voz de San Justo

Posts Relacionados