fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

La luz en medio de la oscuridad: en pandemia, Martina nació cincomesina y hoy crece sanamente

Milagros nació prematura extrema en el medio de la pandemia, un 29 de diciembre de 2020. Al momento de nacer, a sus cinco meses de gestación, pesaba 620 gramos. Un año después, la pequeña guerrera crece en buen estado de salud.

 

La historia de Martina Milagros Ferrero es de esos relatos que emociona. Todo comenzó el 29 de diciembre del 2020, en plena pandemia por coronavirus. La pequeña vino al mundo con solamente 25 semanas de gestación, y pesando 620 gramos.

► Te puede interesar: Atención: el Correo Argentino cambió su horario de trabajo debido al aislamiento de personal

La pequeña pasó un desafío gigantesco. Y con mucha fuerza y voluntad, logró salir adelante frente a los miles de cables, estudios y aparatos que tuvo que soportar. Hoy crece sana y feliz con sus padres.

RADIO RAFAELA dialogó con Pamela Pisciolari, madre de la pequeña. Inicialmente, todo se puede catalogar como un verdadero milagro. Y es así como es el segundo nombre de la beba, Martina Milagros, como asegura su madre.

No hay una causa determinada por lo precoz del nacimiento. «Nosotros estábamos en cuarentena, mi marido estaba con COVID positivo. La noche del 26 empecé a tener dolores abajo del vientre, y no me imaginé que eran contracciones. Cuando fui al baño, me sangraba».

«No podía creer que me esté pasando esto a mi, a nosotros…»

El 29 de diciembre la madre rompió bolsa y fue llevada de Devoto a San Francisco. Ella pensaba que hasta ahí había llegado su embarazo, sin embargo, cuando llegó a la clínica fue internada y nació Martina, en parto natural. Al momento de salir, el pediatra tuvo que practicarle reanimación, ya que había nacido sin vida.

Luego de salir, fue llevada a Neo. La madre, al tener que cumplir el aislamiento social y obligatorio, no pudo ir a la clínica hasta 4 días después. «No tenia problemas para respirar, estaba bastante bien.» relata.

Sin embargo, los problemas comenzaban a surgir. El ductus, conducto por el que los bebés respiran y se cierran cuando nacen, en ella no se cerró. «Después de dos semanas de sestar internada en san francisco tuvo que ser internada a Córdoba para que sea cerrado quirúrgicamente«.

Luego, la madre relata que sufrió bastantes altibajos con respecto a la salud. «Tuvo que soportar cuatro cirugías, entre las que estaban afectados los ojos y el intestino». Milagrosamente, los post operatorios eran «geniales», y «se recuperaba rápidamente» como cuenta Pamela.

 

Nota completa

 

Posts Relacionados