fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

La polémica no frena: aseguran que Novak Djokovic dio positivo de coronavirus en diciembre, por lo que podría participar de la competencia

El número uno del tenis recibió una exención médica para entrar en Australia después de haberse contagiado de COVID-19, según revelaron sus abogados en una presentación judicial.

 

El tenista serbio Novak Djokovic recibió una exención médica para entrar en Australia después de haberse contagiado de COVID-19 en diciembre pasado, según informaron este sábado sus abogados a través de una presentación judicial. «La fecha de la primera prueba PCR positiva de COVID se registró el 16 de diciembre de 2021″, señala el documento citado por los medios australianos.

En este contexto, el número uno del tenis mundial pidió ser trasladado del centro de detención de Melbourne para poder entrenar antes del Abierto de Australia, transmitieron sus abogados este sábado. Djokovic fue enviado al centro Park Hotel a su llegada a Australia «pese a sus pedidos de ser trasladado», afirmaron sus abogados en un documento presentado en un tribunal federal.

“El Sr. Djokovic había recibido, el 30 de diciembre de 2021, una carta del director médico de Tenis Australia que registraba que se le había proporcionado una ‘exención médica de la vacunación de COVID’ porque se había recuperado recientemente de COVID”, señala el documento judicial.

► Te puede interesar: Por la situación sanitaria «La Crema» se bajó del Torneo Internacional con Uruguay

Los abogados apuntan a que “en ese momento habían pasado 14 días de la prueba de PCR positiva» y el tenista «no había tenido fiebre ni síntomas respiratorios de COVID-19» en las 72 horas previas. El equipo legal de Djokovic recurrió el pasado jueves la decisión de las autoridades de revocar su visado al llegar a Australia y el Tribunal del Circuito Federal tratará la presentación el próximo lunes para decidir si el número uno del mundo es deportado.

La llegada a Australia del tenista serbio, que nunca ha querido desvelar si estaba vacunado, causó una ola de indignación en el país oceánico que exige a los viajeros tener la pauta completa de la vacuna contra el coronavirus o una exención médica válida para entrar al país. El primer ministro australiano, Scott Morrison, aseguró tras la revocación del visado que «no hay casos especiales. Las reglas son las reglas».

La vacuna es obligatoria para entrar en Australia, pero hay exenciones temporales para las personas que tienen «una condición médica grave», que no pueden ser vacunadas por haber contraído la COVID-19 en los seis meses anteriores o han tenido reacción adversa al fármaco, entre otras razones.

Djokovic, que se encuentra aislado en un hotel de Melbourne a la espera de que un tribunal decida sobre su deportación, llegó la noche del miércoles a Australia con una exención médica que le permitía defender su título en el Abierto de Australia sin estar vacunado.

​El serbio de 34 años viajó a Australia después de anunciar que había conseguido un permiso sanitario para jugar el Abierto en busca de su décimo título y de batir el récord de 20 Grand Slams, que ahora comparte con el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal.

► Te puede interesar: La rafaelina Candela Gentinetta firmó contrato con un club europeo: «Ganar títulos aquí me haría muy feliz»

Lo cierto es que toda esta información se conoció luego de que trascendiera un comunicado de la organización Tennis Australia, que confirma que a los tenistas no vacunados se les aseguró que podían jugar el Abierto de Australia siempre que hubieran tenido COVID-19 en los últimos seis meses.

Este comunicado fue enviado a los todos los participantes –masculinos y femeninos– del primer Grand Slam del año a principios de diciembre, según consignó Daily Mail.

Posts Relacionados