fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

La reina Isabel II cancela su almuerzo familiar navideño por la variante ómicron

La reina, que permanece en el castillo de Windsor desde hace meses, no llevará a cabo la comida que iba a celebrar el próximo martes

Isabel II ha decidido cancelar el tradicional almuerzo prenavideño que cada año -excepto en 2020- ofrecía en el palacio de Buckingham a los miembros de su extensa familia como medida de precaución, tal como informan este jueves los medios británicos.

El árbol de 20 pies de altura en St George’s Hall, tomado del Windsor Great Park y vestido con cientos de vidrios iridiscentes y adornos con espejos.

La reina, que permanece en el castillo de Windsor desde hace meses, no llevará a cabo la comida que iba a celebrar el próximo martes, después de que el Gobierno británico haya establecido restricciones ante la fuerte propagación de la variante ómicron.

A este encuentro, ahora cancelado, siempre solía acudir toda la familia Windsor, desde los más allegados a la soberana, como sus hijos y nietos, a sus primos Gloucester o Kent.

De lo que todavía no se ha dicho nada es acerca del almuerzo que la reina celebra con su familia más inmediata el mismo día de Navidad, en el palacio de Sandringham, en el este de Inglaterra. Es allí donde desde hace décadas la familia real británica se reúne para pasar las fiestas.

En los últimos meses, Isabel II se ha visto obligada a cancelar varios eventos y reducir su carga laboral por consejo de los médicos, que le pidieron que descansara.

Entre otras cosas, la reina canceló su asistencia a la cumbre del clima de la COP26, que tuvo lugar en Glasgow (Escocia) el pasado noviembre, y al acto en recuerdo de los caídos en la I Guerra Mundial que se celebra ese mes en el centro de Londres. Tal como señala Efe, «Reino Unido registró ayer 78.610 nuevos contagios de covid-19, el máximo diario registrado hasta ahora durante toda la pandemia, por encima de las 68.053 infecciones del pasado 8 de enero».

Estas van a ser unas Navidades muy diferentes para Isabel II, puesto que van a ser las primeras que pase sin su marido, el duque de Edimburgo que falleció el pasado mes de abril a los 99 años de edad, dejando un gran dolor en su mujer, junto a quien había pasado los últimos 73 años.

Que Isabel II no planee pasar las fiestas en Windsor, sino en Sandringham, no parece haber hecho cambiar los planes que se tenían sobre la decoración del castillo. De hecho, con gran alegría y orgullo, The Royal Collection Trust ya ha anunciado que los primeros adornos ya están en su lugar.

 

Evidentemente, el más llamativo de ellos ha sido un impresionante abeto en St. George Hall, donde el príncipe Harry y Meghan Markle celebraron la recepción de su boda y también donde presentaron a su primogénito, Archie.

El árbol es de gran tamaño, pero lo cierto es que gracias al espacio que ocupa queda perfectamente proporcionado. Siguiendo con las tradiciones típicas de estas fechas, los adornos son en alegres tonos rojos y dorados, cubriendo toda su superficie y dejando a los visitantes que acudan a verlo (tienen hasta el 3 de enero para hacerlo) con la boca abierta. Esta es una tradición anual, por lo que todo está pensado al milímetro, incluyendo la distancia de seguridad que hay que guardar con el pino.

Posts Relacionados