fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Macabro: asistió a una cita de Tinder y terminó asesinada y desmembrada en 14 pedazos por una secta

El crimen de Sydney Loofe conmocionó a Estados Unidos. El líder del “culto” fue condenado a muerte y su pareja a cadena perpetua.

 

Una joven estadounidense de 24 años fue asesinada tras asistir a una cita en Tinder. La víctima, Sydney Loofe, fue asfixiada hasta morir y desmembrada en 14 pedazos por una secta sexual manejada por un hombre que decía ser un vampiro y una mujer que se hacía llamar «la reina bruja».

El crimen conmocionó a la ciudad de Lincoln, capital del estado norteamericano de Nebraska.

El líder del culto, Aubrey Trail, de 51 años y a quien sus seguidores debían llamar «papá», fue condenado a muerte por el homicidio. Su novia, Bailey Boswell, de 23, recibió cadena perpetua.

El 15 de noviembre de 2017, la joven se mostró muy entusiasmada en sus redes sociales. Había pasado por un período de depresión y subió una selfie en Snapchat con la frase “Lista para mi cita”. Debía verse con una tal Audrey, con quien había pactado un encuentro en Tinder.

Fue la última vez que su familia y sus amigos supieron de ella. Los primeros en preocuparse por Sydney fueron sus compañeros de la ferretería donde trabajaba. Los padres le enviaron mensajes durante todo el día, pero no recibieron respuesta.

A la mañana siguiente fueron a su departamento y allí encontraron su teléfono celular apagado y a su gato sin comida. En la puerta de la vivienda estaba estacionado su automóvil. Enseguida, hicieron la denuncia a la policía.

 

La policía investigó los teléfonos de ambos miembros del encuentro casual y la triangulación de las llamadas los llevó a una zona a 100 kilómetros de Wilber. Allí, el 4 de diciembre de 2017, hallaron el cuerpo desmembrado de la joven: lo habían cortado en 14 pedazos.

Las distintas partes de cadáver fueron puestas en bolsas de basura y arrojadas en zanjas de un campo en las afueras de Omaha, en Nebraska. Pero algunas partes del cuerpo jamás fueron halladas.

Tras la autopsia, los peritos determinaron que la causa de la muerte fue por asfixia. Sydney tenía el lóbulo de la oreja desgarrado y hematomas en las muñecas, en los muslos y en la cabeza. Se había resistido hasta el final.

Durante el juicio Boswell y Trail dijeron que Sydney había aceptado formar parte de un juego sexual que terminó mal. Luego cambiaron la versión y afirmaron que había aceptado recibir dinero a cambio de ser filmada en escenas sexuales que incluían prácticas de asfixia. Pero finalmente terminaron confesando el crimen.

Ambos se habían conocido a través de un anuncio de masajes. Ella tenía una hija pequeña cuya custodia había perdido, y juntos se mudaron a Wilber y comenzaron a realizar estafas en la zona.

Posts Relacionados