fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

«Pedía morirme para no soportar más eso»: el escalofriante relato de un hombre que sufrió una descarga eléctrica

El hombre se encontraba paseando a sus perros en el momento en que se desató la tragedia: «Tuve la pérdida de mis dos mejores amigos, y eso para mí es terrible».

 

Javier Willington sobrevivió de milagro a lo que podría haber sido una tragedia. El último fin de semana de noviembre, en las inmediaciones del Córdoba Athletic Club, de barrio Jardín Espinosa, sufrió la descarga eléctrica de un poste de luz y quedó pegado durante varios minutos.

En plena vía pública, fue socorrido un hombre, quien con un palo de hockey logró finalmente sacarlo del poste electrificado. La víctima estuvo 24 horas en observación y pudo recuperarse de un susto casi fatal.

A menos de dos semanas del episodio, Javier habló contó detalles de todo lo que vivió cuando quedó electrocutado. «Recuerdo todo, todo el tiempo sentí la descarga que pasaba por mi cuerpo», reveló.

El hombre había salido a caminar con sus dos perros cuando sucedió lo peor: «Estaba con ellos y Coco, que iba más adelante, cuando pasa por el lado del poste, da una vuelta y grita. Sin saber qué estaba pasando, lo quise agarrar y siento la descarga».

Ahí fue cuando comenzó una sensación que jamás se olvidará. «Lo último que veo es que lo corro al perro, pero a mí la corriente me tira hacia la base del poste y quedó agarrado ahí», continuó con el relato Javier. A pesar de su intento, sus dos mascotas fallecieron por la descarga eléctrica.

► Te puede interesar: Un cambio de vida: devolvió 28 mil dólares y se lo recompensaron con $2.000.000 casi un año después

Sobre el momento en que se electrocutó, contó crudamente que tenía «las fosas nasales y la boca quemada por el fuego que sentía adentro de su cuerpo»: «Quería mover el brazo que tenía suelto y no podía, escuchaba los gritos de la gente y sabía que ahí estaban muchos chicos del club que me conocen. Rogaba que no me tocaran porque iban a quedar pegados», agregó.

Por último, Javier confesó que pensó en sus hijos porque «creía que moría». «En mi mente me decía ‘así muere una persona electrocutada’, soy muy creyente en Dios y le pedía morirme para no soportar más eso», concluyó el estremecedor relato.

Posts Relacionados