fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Rafaela sin pirotecnia

En dos días se celebra la Noche Buena y el Municipio, de manera conjunta con «Ciudadanos Autoconvocados por una ciudad libre de pirotecnia», invita especialmente a la ciudadanía a la toma de conciencia sobre los perjuicios que provoca el uso de estos elementos en todos los seres vivos y en el ambiente:

  • A los abuelos, a los enfermos, a los niños,
  • a los perros, a los gatos, a las personas con discapacidad,
  • a los bebés, a las aves, al medio ambiente,
  • a quienes la usan, a quienes están cerca o a quienes están lejos,
  • a todos ellos: LA PIROTECNIA LES HACE DAÑO.

¿De qué manera hace daño? La manipulación de pirotecnia deja, todos los años, un saldo de mutilaciones, fracturas, luxaciones, heridas, lesiones oculares con perforación y penetración de cuerpos extraños, hipoacusia por perforación del tímpano y quemaduras de diversa consideración en personas de todas las edades.

Además, su uso inadecuado es la causa de daños materiales a bienes privados y públicos: incendios en zonas arbóreas, coches calcinados, toldos en llamas. Produce serios daños en el medio ambiente y produce contaminación ambiental y acústica.

Personas mayores y bebés, además de quienes sufren enfermedades soportan con incomodidad y malestar el ruido ensordecedor y la contaminación acústica provocada por estos artefactos. También las personas con capacidades diferentes e hipersensitividad sensorial, como es el caso de las personas autistas. Todas ellas sufren miedo, estrés, palpitaciones, taquicardia, infartos, afectación del sistema inmunitario y, en caso de enfermedad, empeoramiento de la salud del paciente.

Por los motivos enumerados, la consigna es, una año más: decile #NoaLaPirotecnia.

Es importante recordar que, en el año 2016 se sancionó la Ordenanza que prohíbe el uso de pirotecnia en eventos organizados por el municipio. Además, la Ordenanza Nº 4638 prohíbe la tenencia, venta, acopio, exhibición y expendio al público en forma onerosa o gratuita de «bombas de estruendo» de una pulgada o más, y otros productos de similar o mayor poder explosivo aunque sean de fabricación autorizada.

También queda prohibida la venta a menores de 16 años como así también la elaboración, comercialización, tenencia y uso de todo artefacto de pirotecnia que no haya sido calificado como «de venta libre» por fabricaciones militares.

 

 

Posts Relacionados