fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Realizaron un abrazo al hospital donde se encuentra internado el policía baleado en un procedimiento

El joven de 26 años está internado en el hospital de Emergencias Clemente Álvarez desde hace tres semanas.

Gabriel Sanabria, el policía ferozmente baleado durante un procedimiento que tuvo lugar en la zona sur de Rosario el pasado 26 de mayo, sufrió un marcado deterioro en su estado de salud durante las últimas horas y necesita dadores de sangre 0+ y 0-. De acuerdo al último parte médico de esta mañana, su estado es muy delicado y la situación tan dinámica, que no permite mayor planificación, aunque no descartan nuevas intervenciones quirúrgicas como la que le practicaron el lunes. Familiares y amigos, realizan ahora una manifestación en su apoyo en la puerta del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez donde ingresó derivado tras el ataque.

«Es imposible decir qué vamos a tener que hacer mañana o en horas», señaló el subdirector del Heca, Germán Camiletti al programa Cada día (El Tres). Dijo que la situación es «muy compleja» y que Sanabria nunca logró salir del estado de gravedad: sigue con respirador y altas dosis de medicación.

«La lesión que recibió fue muy grave y eso es lo que determina cómo va a ser su evolución», sostuvo. Explicó que hace unos tres días se le practicó una cirugía llamada «toilette», para eliminar focos infecciosos y que se le podría practicar otra.

 

Hacia las 10.30, familiares, amigos y policías de la Motorizada donde prestaba servicio Sanabria, se congregaron en la puerta del Heca para manifestar apoyo. La emoción era muy grande esta mañana y limitó los testimonios.

Con el correr de las horas, el padre y el hermano del policía, Fabián y Vicente, mostraron su agradecimiento por el respaldo y reconocieron sentirse «apabullados» por la situación.

“Hay que seguir rezando por Gabriel, nos da muchísima fuerza”, dijo el papá. «El Gabi va a salir», afirmó, convencido su hermano.

Los colegas de Sanabria, que sufrió al menos ocho disparos desde un auto a cuyos ocupantes intentaba identificar en Arijón al 400, se hicieron presentes en uniforme frente al Heca. Eran unos pocos en representación de la fuerza policial y estuvieron unos minutos antes de reanudar sus tareas.

Posts Relacionados