fbpx

Rebrote de Covid en Italia con hospitales colapsados y filas de ambulancias: “La situación es grave, desesperante”

Fila de ambulancias en el exterior de un hospital de Nápoles

 

Se agrava la situación en Italia con un inesperado rebrote de contagios de Covid 19. La situación es cada día más desesperante, está «fuera de control» y algunos profesionales médicos reclaman un confinamiento total. Además, aseguran que el país se encamina a una situación trágica.

Sobre ello, por RADIO RAFAELA dialogamos con el Dr. Daniel Navarro, rafaelino que se encuentra viviendo en Italia y trabajando en la primera línea atendiendo casos de Covid. Por este medio, aseguró que “la situación es muy difícil, diez veces peor que lo que nos pasó a principio de este año”.

“Se descontroló todo, hubo un brote impresionante en pocos días, duplicó, triplicó, cuadriplicó y ahora estamos prácticamente quintuplicando lo que pasó en el anterior período. Tenemos todos los hospitales llenos. El drama no es el coronavirus, sino la persona que tiene un infarto y no tiene lugar en el hospital, quien viene con un trauma grave, una hemorragia cerebral. A todo el resto, ¿dónde lo vamos a meter?”, se preguntó con mucha preocupación el profesional médico.

“Al gobernador se le estaba pidiendo que cerrara todo, pero en ese caso la gente se funde. ¿Con qué viviría quien tiene un negocio, que tiene que pagar un alquiler? Ahora está todo abierto hasta las 22 cuando se cierra todo hasta las 5am”, contó.

La Fontana di Trevi desierta, el 6 de noviembre de 2020, cuando Italia ha establecido un toque de queda en todo el territorio nacional de 22 a 5, destinado a detener la propagación del coronavirus

 

Las consecuencias del alivio del verano

El Dr. Navarro dijo que en estos momentos la realidad “se desbordó, es una cosa increíble. La situación en verano no era buena porque seguíamos cargando gente con Covid, aunque no había internaciones graves. Nos confiamos mucho y esperamos, y el gobierno no pensó nunca que se iba a ir de las manos así”.

“Los médicos que quedamos tenemos que hacer un esfuerzo inmenso para poder seguir asistiendo a la población. La gente quiere hacer su vida normal, no termina de entender que esto es una pandemia mundial y que no sabemos cuándo va a terminar. No tenemos las armas para luchar en forma efectiva, es un virus que resiste a todo, es desesperante. La situación nuestra es grave”, afirmó.

► Lee también: «La grieta norteamericana es mucho más agresiva que la argentina, Trump se opone a entregar el poder del Estado»

“La gente tiene que entender que esto es para estar mucho más atento de lo que piensan. Se necesitan mascarillas que cubran bien la cara. Ahora hay gente joven, de poco más de 40 años, muy grave. ¿Y por qué tengo que sacar una cama que la tengo para un infarto para meter un coronavirus, cuando este último lo puedo prevenir? Basta caminar un poco por la calle y ver que la gente no usa los barbijos, hay personas que dan vueltas sin hacer nada. Hay que entender que esto es una pandemia”, repitió Navarro.

Llevamos ya diez meses de trabajo, nos cancelaron de vuelta todas las vacaciones. Tenemos que seguir dándole y llega un momento en que la gente empieza a estar loca. Mis compañeros están todos nerviosos, no quieren saber más nada de esto, pero tenemos que seguir luchando”.

 

Inmunidad al virus

Consultado sobre si existen pacientes que vuelvan a contagiarse, aseguró que no. “Hay compañeros que están infectados, que siguen estando positivo, pero no vi ningún caso que vuelve a entrar por Covid. No se repite, te da cierta inmunidad. Probablemente esa se pierde con el tiempo y dure poco”.

“Nosotros esperamos tener una vacuna para el verano que viene, para poder programar para el invierno próximo una situación menos grave. Nosotros tenemos seis meses de invierno ahora, ¿cómo hacemos para aguantar esta presión todo ese tiempo? Hoy hay colas de ambulancias para entrar pacientes con Covid al hospital, con tres a cuatro horas de espera en la ambulancia con oxígeno”, dijo.

“Empezó todo esto cuando abrieron las escuelas. A la enfermedad la vemos en los adolescentes, siempre son ellos los que contagian. Además, tengo compañeros que se enfermaron y, según nosotros, estábamos cumpliendo normas estrictísimas. Les aconsejaría a todos mis colegas que no se distraigan ni un minuto”.

 

Entrevista completa:

 

Posts Relacionados