fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Recibió un trasplante de brazos y pudo abrazar a su familia tras 20 años de espera

Los avances del hombre revolucionaron el hospital donde fue atendido y los médicos que lo trataron fueron los primeros que rodearon al francés para darle un abrazo.

 

La tecnología avanza a pasos agigantados y, en el ámbito de la salud, se ven progresivamente las opciones que consiguen día a día los médicos para poder ayudar a sus pacientes.

En este caso, un grupo de especialistas tomó el caso de Felix Gretarsson, un hombre francés de 49 que se electrocutó en el trabajo en 1998 y tuvieron que amputarle sus dos brazos.

El sujeto que quedó en la historia de la medicina pudo ser intervenido y, tras una operación de más de 15 horas en enero de 2021, pudieron trasplantarle ambas extremidades.

La cirugía que se realizó el año pasado finalizó con total éxito y la alegría del francés fue tanta que las lágrimas no se hicieron esperar. Con sacrificio, esfuerzo y paciencia, Gretarsson pudo revertir la complicada situación en la que se encontraba.

► Te puede interesar: Un restaurante flotante en Hong Kong se hundió tras zarpar de la ciudad

Al principio de su recuperación, el hombre de 49 años apenas podía mover sus hombros, pero tras hacer varias actividades en el gimnasio pudo conseguir su tan ansiado sueño: volver a abrazar a su familia.

A seis meses de su operación, Gretarsson ya podía movilizar sus codos, y a los nueve, comentó que estaba sintiendo el movimiento de sus dedos.

Durante estos días se conoció que, tras el reemplazo de sus extremidades, ya puede cepillarse los dientes, ducharse y tirarle la pelota a su perro para que juegue y se divierta.

 

Detalles del grave accidente

«No lo recordé hasta años después, pero me caí y recuerdo que lo único que sentí fue dolor en el estómago y confusión», relató Gretarsson en una ocasión.

Feliz fue inducido en un coma de tres meses, durante el cual los médicos le realizaron 54 operaciones, incluyendo, entre ellas, la extirpación de sus brazos quemados.

«Con un trauma como este, el cuerpo se apaga. No tenía sensación de brazos quemados ni espalda rota, fue simplemente un shock total».

Su vida se fue a negro e incluso empezó a abusar de las drogas y el alcohol para así no enfrentar su realidad. Perdió su carrera como electricista, su novia de muchos años y dejó de ver a sus dos hijas pequeñas, Rebekka y Diljá, de ahora 27 y 23 años.

► Te puede interesar: La hija trans de Elon Musk cambiará su nombre para que dejen de relacionarla con su padre

Sin embargo, todo eso comenzó a cambiar cuando debió realizarse dos trasplantes de hígado en menos de un año.

«Fue mi momento de claridad y las cosas cambiaron. Empecé a enfrentar los hechos de que de alguna manera tendré que vivir con esta discapacidad» contó y agregó: «Me compré una pequeña empresa, un piso, un coche que podía conducir con los pies y la vida empezó a ser buena».

Actualmente, Felix comparte su vida y sus avances felizmente a través de su cuenta de Instagram.

Posts Relacionados