fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

VIDEO | Roberto Grazioli, escultor rafaelino reconocido por sus obras: «La preservación nos ataña a todos»

«Yo había pintado copiando a mi hermano desde que era una criatura, pero después me mandaron a clase de dibujo y pintura aproximadamente a los 9 años. Prácticamente toda mi vida», contó.

 

En diálogo con RADIO RAFAELA DIGITAL, nos encontramos con Roberto Grazioli, escultor rafaelino quien es conocido y destacado por sus increíbles obras.

Roberto habló brevemente sobre historia y sus inicios con el arte: «Fue cuando tenia 14 o 15 años por una invitación en la escuela secundaria por parte del profesor Rosetti, profesor de caligrafía. Nos contó que se abría un taller y yo había interpretado que el taller era de pintura… y era de escultura» compartió entre risas.

Respecto al trabajo en arcilla, especificó: «La obra se hace en arcilla. Luego se hace una matriz, un molde. Luego tenés que vaciarlo y en la parte interior se puede verter materiales como yeso o bien material granítico como cemento, piedra o hierro para una estructura grande con un esqueleto metálico. Después se rompe la matriz y queda la forma, luego se corrigen defectos y todo lo demás».

El artista rafaelino compartió a RADIO RAFAELA DIGITAL «un momento que me emocionó muchísimo»:

«Hace unos años tuve la oportunidad de ver El David. Yo lo conocía únicamente por foto o por dibujo y a mi me dio palpitaciones ver eso. Con base y todo, tiene arriba de 5 metros» y agregó que «una cosa es modelar, que uno va adicionando material si le falta, y otra es cuando es sustractivo, cuando tenés que sacar. Es increíble ver las venas sobre el mármol, es tremendo. Y así como en infinidad de obras con las que te podes encontrar», compartió.

El David es una escultura de mármol blanco de 5,17 metros​ de altura y 5572 kilogramos de masa,​ realizada por Miguel Ángel Buonarroti entre 1501 y 1504.

► Te puede interesar: Bella Italia: Entregaron netebooks del Programa “Juana Manso”

En cuanto a inspiración, Roberto decidió contestar «con la frase de Picasso: 20% de inspiración y 80% de trabajo»: «Vos podés tener una idea, vas haciendo un boceto, lo vas trabajando y, llegado el momento, lo tenés que transportar al tamaño real», expresó.

En la localidad vecina de Bella Italia, por ejemplo, «hice un homenaje de la inmigración. Yo tenía el boceto pero la obra mide aproximadamente arriba de 4 metros. No es cuestión de improvisar en el momento, tenés que tener bien en claro qué es lo que perseguís», manifestó.

En conclusión, Roberto expresó que «preferiría que me identifiquen únicamente con la restauración. La preservación nos ataña a todos, todas las obras nos pertenecen pero eso no quiere decir que alguien pueda venir y destruirla, pintarla u ocasionarle cualquiera de la cantidad de daños que se le pueden ocasionar».

Posts Relacionados