fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Tétrico hallazgo: encontraron a un gendarme asesinado de un tiro en la cabeza y tenía dos medias en la boca

El efectivo trabajaba en el Escuadrón 57 de la fuerza nacional, en la ciudad correntina de Santo Tomé.

Un sargento de Gendarmería Nacional fue asesinado de un tiro en la cabeza y su cadáver fue hallado con dos medias en la boca y una cinta aisladora alrededor del cuello en su casa de la ciudad correntina de Santo Tomé, donde además fue encontrado su teléfono celular quemado adentro de una olla-

Se trata de un efectivo que trabajaba en el Escuadrón 57 de esa fuerza de seguridad federal, identificado como Alfredo Vivero de 37 años, y si bien el caso se dio a conocer ayer por la mañana, su cuerpo fue hallado un día antes por su esposa, también gendarme.

Frente a lo sucedido, el fiscal correntino Facundo Cabral, que investiga el hecho, dijo que se manejan varias hipótesis sobre el móvil del crimen y agregó que en la escena del hecho fue encontrado el celular de la víctima “quemado adentro de una olla”.

► Te puede interesar: Fatalidad en Sauce Viejo: murió un automovilista de 36 años tras chocar con un camión

Entrevistamos a varias personas, se tomaron huellas, se analizan cámaras adyacentes y estamos averiguando (sobre sus) relaciones”, manifestó el funcionario judicial.

“Se realizaron pericias en su automóvil y se secuestró su notebook”, agregó Cabral quien mencionó que el hecho se registró el pasado martes pasadas las 14 en el domicilio del gendarme y que se trabajó en las pericias y recolección de pruebas hasta tarde en la noche.

El representante del Ministerio Público Fiscal explicó que si bien en un principio se creyó que podría tratarse de un suicidio, debido a que al momento del hallazgo el gendarme tenía su arma reglamentaria en la mano, las tareas del médico forense y de los peritos llevaron a la pista de un crimen. “No tenemos ninguna duda de que se trata de un homicidio”, remarcó Cabral, quien no precisó si el arma de la cual partió el disparo que mató a Vivero partió de esa arma o de otra.

El fiscal agregó que, de acuerdo a los resultados preliminares de la autopsia realizada en las últimas horas, el efectivo de Gendarmería murió por el disparo que recibió en la cabeza, al tiempo que estableció que tenía “dos medias adentro de la boca y una cinta aisladora en el cuello, que no le provocó ahorcamiento”.

La víctima era oriunda de la localidad de Pirané, provincia de Formosa, aunque prestaba servicios en el Escuadrón 57 “Santo Tomé” de Gendarmería Nacional, en Corrientes.

Posts Relacionados