fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Twitter le suspendió la cuenta a El Dipy: «Nunca me van a callar»

La red social del pajarito suspendió la cuenta del cantante. Y él, a través de otras redes sociales, les pidió ayuda a sus seguidores.

 

Problemas para El Dipy. En la noche del jueves, manifestaba su orgullo en la red social Twitter por haberse anotado en el colegio secundario y comenzar a cumplir una de las materias pendientes de su vida.

”Quiero darles el ejemplo a mis hijos”, le contaría más tarde a Teleshow. Pero ahora se topó con una una mala noticia: la red social le suspendió momentáneamente la cuenta luego de la denuncia anónima de un usuario.

El músico recurrió entonces a otra cuenta ya abierta, que había usado en enero frente a un episodio similar. Una es @dipypapa y otra @eldipypapaok. El Dipy no se amilanó.

Mediante Instagram y TikTok, donde lo sigue cerca de medio millón de usuarios según el resultado de la suma, convocó a que lo ayuden.

“Me aparece la cuenta suspendida, ¿por qué será? -escribió El Dipy junto a un emoji sarcástico-. Hagan rt (retweet) y corran la voz que seguimos por acá”.

Luego de la arenga, que pronto empezó a dar resultado, se explayó en un nuevo mensaje en el que fue más directo al realizar una lectura política sobre esta inesperada circunstancia.

“Con la suspendida (SIC) de la cuenta, los militantes de la polenta y la pobreza se olvidaron que además de tener casi 50 mil seguidores acá, también tengo Instagram y TikTok Jajaja. Nunca me van a callar. Y ahora me voy a poner peor. Y voy a usar las tres redes”, advirtió.

Fue con sus mensajes en Twitter primero, y con las apariciones televisivas después (partiendo de Intratables, en América, y llegando a sentarse con Juana Viale en el programa de Mirtha Legrand), como Adrián Martínez (tal el verdadero nombre de este cantante de cumbia de 43 años nacido en Gualeguaychú) comenzó a incomodar a la clase política en general, así como al Gobierno en particular, de acuerdo con el análisis de Infobae.com

“Un día yo estaba con mis dos hijos en mi casa frente a la tele y dije: ‘¿Esta gente va a hacer esto con mis hijos?’. Me quiero ir de este mundo y que mis hijos tengan un laburo, una carrera y puedan salir adelante. Así no se puede. Me enojé. Al principio, la gente no entendía, pero después hubo una explosión con lo que yo decía. Sentí miedo. Soy simplemente un ciudadano común y corriente”, rememoró, sobre qué lo motivó a incursionar en las redes sociales con sus impresiones sobre la realidad económica y social del país.

En Twitter, El Dipy protagonizó duelos -con insultos incluidos- con Pablo Echarri. El actor, identificado con el kirchnerismo, lo trató de “desclasado” y lo llamó “terrible ortiva”.

“El salame éste, que dice que es nacional y popular y es un hippie con OSDE, porque se va a Miami, a comprar a la Quinta Avenida, y acá se viene a hacer el humilde. Nunca lo vi en una olla popular revolviendo la cosa para los pibes”, retrucó El Dipy.

Fuera del problema del cantante en particular, el problema de la suspensión de cuentas en Twitter es recurrente. Lo sufren usuarios a izquierda y derecha del pensamiento, o bien as cuentas institucionales.

La recuperación incluye una serie de trámites de verificación y contactos con determinados correos electrónicos, desconocidos por el ciudadano de a pie.

Por lo general, la gente desiste de usar la red social y las reacciones responden a una lógica: cada afectado echa la culpa a quienes considera sus adversarios en el universo ideológico, en caso de que exprese ideas de carácter político social en sus posteos.

 

NA

Posts Relacionados