fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Un perro atacó a un jubilado en barrio San Martín: “Me abrió como una lata, vino directamente a atacar”

Para graficar la brutalidad del ataque, el vecino dijo: “Como me mordió a mí, si llega a haber un chico, lo destruye”.

 

Relato completo:

 

 

Un hecho de extrema preocupación ocurrió hace pocos días en barrio San Martín, más precisamente sobre calle Dante Alighieri.

Allí, Jorge González que es vecino jubilado del barrio salía de su casa junto a su mujer para realizar una compra en el kiosco, y tuvo un encuentro inesperado en el medio del camino que afortunadamente no fue grave, pero sí muy preocupante.

Cuando estaban pasando frente a un domicilio, una persona salía de la casa seguida por su perro pitbull. “Íbamos caminando tranquilamente los dos y de repente salió de una puerta el dueño del perro y detrás el perro, como si lo sacara normalmente, sin ninguna medida de protección, sin correa y bozal”, empezó contando Jorge.

En ese momento, se esfumaron los tres metros que lo separaban del animal. Según su propio relato, el perro lo asaltó con la clara intención de atacarlo. “Vino directamente a atacarme, se ve que está acostumbrado a eso. Yo lo que hice es proteger a mi señora, que estaba al lado mío, y puse el brazo. La velocidad con que me mordió dos veces, los dedos, la muñeca y abajo del codo. Me abrió como una lata”, contó todavía conmocionado.

Para graficar la ferocidad del ataque, dijo: “Como me mordió a mí, si llega a haber un chico, lo destruye”.

 

Graves heridas

Jorge contó que, aunque no fue un accidente “porque era perfectamente evitable”, no le tiene “bronca al perro ni a los dueños”. “Pero me pregunto por qué no puedo caminar por la vereda en mi barrio, por qué tengo que estar con un brazo medio paralizado sin poder ayudar a mi mujer en las cosas de mi casa, por qué tengo que ver como mi familia esta está en la pileta y yo no puedo nadar. Me tiene que ayudar a bañarme y mi hijo tiene que venir a afeitarme”.

► Te puede interesar: Atención: personal reducido en la Municipalidad de Rafaela por aislamiento y Covid

En el momento de los hechos, intervino la policía y el 107, para atender la herida que era muy profunda. “Y como es una herida de perro no se puede coser, entonces se imaginan que sangro como un p*** todo el día. Si la muerde a mi mujer en el mismo lugar que a mí, por lo menos le rompe el brazo. Yo, mecánico de toda la vida, tengo músculos más duros”.

Aprovechando la ocasión, la víctima de este ataque agradeció a los vecinos que lo ayudaron en ese momento. “Soy hipertenso así que la presión voló a la m*** por el trauma. El perro salió a atacar, no hizo ningún amague de amenazar, vino a morder”, dijo.

 

La familia del animal

Al ser consultado por los dueños del perro, Jorge relató que nunca se acercaron a consultar si le “faltaba algo o necesitaba algo”. “El perro es del hijo, que fue quien lo sacó y lo tuvo en el suelo, pero el padre estaba ahí mirando, ni se acercó. Esto ocurrió el sábado 1 de enero por la tarde, entre las 18 y las 19”.

Hoy en día, como consecuencia de la grave situación a la que se vio sometido, Jorge sostuvo: “no importa que haga 60°C, voy a empezar a pasar por la vereda del sol para no ir por esa vereda y siempre mirando que la puerta no se abra”.

Voy a cumplir 70 años, y esto arruina la vida. Si este perro sale de vuelta y hay algún chico dando vueltas, ocurre una desgracia. Hoy tengo el brazo hinchado, las curaciones cada 12 horas, se me pega la gaza porque la herida sigue abierta. Es un fastidio”, contó. Y todo eso por salir caminando de su casa para comprar cigarrillos, a dos cuadras del domicilio.

“Cuando vino la ambulancia, 40 minutos más tarde, la chica que me atendió me miró y dijo ‘uhh’. Ahí me di cuenta que la cosa era fea”, relató. Al mismo tiempo, sostuvo que ese mismo perro mordió a otra persona del barrio hace 20 días, pero no se radicó la correspondiente denuncia.

Yo no acuso ni nada, pero vamos a intentar evitarlo y ver qué podemos hacer para que esto no suceda” otra vez, sostuvo. “El perro te mira a los ojos y en ningún momento bajo la cabeza, está acostumbrado a morder”, añadió.

 

 

Posts Relacionados