fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Una historia de misterio, envidia y dinero: ¿qué pasó con el abogado que salió a caminar con su mejor amigo y desapareció?

Norma Wambold, la mamá de Salvador Altamura, quien está desaparecido desde julio de 2020, contó que espera que la recompensa que se ofrece a quien aporte datos, logre colaborar con la investigación.

 

Norma Wambold, mamá de Salvador Altamura, trabaja a la par de los investigadores, piensa, analiza, y busca incansablemente hipótesis que la lleven a encontrar a su hijo que está desaparecido desde el 13 de julio de 2020. Ese día, Salvador había combinado salir a caminar por Quilmes con su amigo de toda la vida, Darío Rubén Dening, y nunca más regresó.

A dos meses de cumplirse dos años de la desaparición de Altamura, Dening, la última persona que lo vio con vida es el principal sospechoso en la causa, y quien está imputado por «homicidio criminis causa» y «robo calificado». Es que a partir del los testimonios de testigos, que declararon en la investigación, la envidia, y el dinero surgen como dos componentes presentes en el vínculo que mantenían la víctima y el acusado, los cuales habrían sido los móviles que llevaron a la realización del delito, para el que aún no hay cuerpo.

► Te puede interesar: Después de 24 allanamientos, diez personas fueron imputadas por múltiples homicidios y otros crímenes

Recompensa para encontrar a Salvador Altamura

En este contexto, en los últimos días, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires dispuso una recompensa de 5 millones de pesos para quien aporte datos sobre Salvador Altamura. Esta medida, que había sido pedida al comienzo de la investigación, pero que recién fue otorgada hace unos pocos días, baña de esperanza a los familiares de Salvador Altamura, sobre las posibilidades de encontrarlo.

«Espero que alguien aporte un dato no puede ser que nadie haya visto nada y que nadie sepa nada», afirmó Norma, en diálogo con medios nacionales.

Cómo fue el día que desapareció

Salvador tenía 48 años cuando desapareció. Abogado, separado, y papá de una nena adolescente, con quien tenía un vínculo de mucha complicidad. Había sido campeón amateur de motociclismo, y esa era una de las razones por la que siempre se mantenía entrenado. Aunque tenía el título universitario en Derecho, se había dedicado a varios negocios, para los que tenía cierta facilidad.

«Armó una fábrica de polietileno y de envases industriales, hacía trámites legales, hasta que comenzó con la colocación de antenas Ericsson, con lo que le iba muy bien», remarcó Norma sobre el mayor de sus dos hijos.

«Era un tipo muy amiguero, familiero, de juntarse con sus amigos hasta del jardín. Siempre fue muy sociable», lo describió Norma, quien aseguró que le causó mucho dolor las mentiras que se dijeron sobre su hijo cuando desapareció.

«Se inventó que era un pedófilo hasta que estaba en el narcotráfico», mencionó Norma con dolor. En esa línea destacó que en la investigación constan todas las facturas y certificaciones acerca de los contratos que hizo. «No hay sospecha de nada», manifestó.

«Yo soy una mujer que va a cumplir 69 años, trabajamos toda la vida en la pyme que fundamos hace más de treinta años. Siempre ganamos todo trabajando, con mucho esfuerzo, esfuerzo que les inculque a mis hijos», expresó Norma. El lunes 13 de julio del 2020. En ese entonces, tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en el conurbano, regían las medidas por la pandemia de coronavirus con mayor dureza que cualquier otro rincón del país. Esa fecha, fue el último día que Salvador fue visto con vida. Un video lo captó saliendo de su departamento junto a su novia, quien se iba a visitar a sus padres. «Esa es la última imagen que tenemos de él», remarcó Norma.

La filmación también lo muestra regresando al edificio a buscar su moto para dirigirse al encuentro con Damián, su amigo con el que iba a salir a caminar.

«A Damián lo conocíamos todos del barrio, de chiquitos jugaban juntos, fueron a la misma escuela, de adolescentes salían, hacían todos juntos. Muchas veces venía a mi casa, a los cumpleaños, nosotros íbamos al de él», relató la mamá de Salvador.

No obstante a las 17.08 de ese 13 de julio, es el horario en el que recibe en su telefono celular el último mensaje de otro amigo con el que se estaba escribiendo por un tema laboral. Aunque ese día Salvador ya había dejado de contestar, se encendieron las alarmas de su desaparición recién al día siguiente.

«Ese amigo trató de comunicarse con él durante todo el día, entonces cerca de las ocho y media de la noche lo fue a ver a su casa. Las cortinas estaban levantadas pero él no estaba. Ese amigo le pregunta a un vecino, y este le dijo que no lo había visto», relató Norma, quien asegura que nunca pensó que ese sería el comienzo de un misterio para el que al día de hoy no obtiene respuesta.

La investigación por la desaparición de Salvador Altamura

Aunque por el momento Salvador continúa desaparecido, a lo largo del desarrollo de la investigación la causa fue caratulada como homicidio criminis causa, a partir de ciertos indicios y detalles que abonan la hipótesis de que la desaparición fue un homicidio que se dio en el contexto de un robo.

Damián Dening, se encuentra detenido, señalado como el principal sospechoso. Es que el 26 de agosto posterior a la desaparición del abogado, quiso pasar en bicicleta por el puesto caminero Brazo Largo, alrededor de las 4.30 de la madrugada, con 600 mil pesos y 30 mil dólares con los que habría intentado sobornar a los policías.

«Todas las pruebas indicarían que fue Damián. Al principio nosotros nos negábamos a que tuviera algo que ver», sostuvo Norma. Sin embargo, según su hipótesis habría sido más de una persona las que estarían detrás de la desaparición de su hijo.

«Lo tienen que haber atacado entre varias personas, porque Dario sólo no lo podría haber reducido, mi hijo medía 1,90», contó Norma. Asimismo, la mujer remarcó que otra de sus certezas indicarían que «no fue una discusión del momento, sino que estaba planeado de antemano, por eso es que no se lo encuentra a Salvador». Sumado a la amplia franja de tiempo que el detenido habría tenido a su favor: «Hay 30 horas en las que no se sabe donde estaba ninguno de los dos», sentenció Norma.

«Creo que hizo eso por dinero. De chico estaba en una buena posición económica y después la empresa familiar quebró. Le tenía mucha envidia (a Altamura) porque tenía mucha visión de los negocios, además era muy amiguero y familiero y esta persona (por Dening) no tenía a nadie», expresó.

En un primer momento, la causa por la desaparición del abogado comenzó a ser investigada por el fiscal Ariel Rivas, de la UFI 1 de Quilmes, pero luego pasó a manos de Ximena Santoro, de la UFI 7 de Quilmes, y de quien Wambold destaca su labor: «Ella sigue investigando y trabajando para encontrar a Salvador». La fiscal elevó la causa a juicio y está a la espera que sea firmada por el juez de garantías.

► Te puede interesar: Nuevo siniestro en Bv. Roca: colisionaron dos motociclistas y una mujer resultó afectada

«Estamos esperando que el detenido hable, pero se niega rotundamente a hablar», dijo Norma a quien la mantiene firme la búsqueda de la verdad y la compañía mutua de su marido.

«No me queda otra opción, tengo que seguir adelante», sostuvo.

Posts Relacionados