fbpx
SEGUINOS EN LAS REDES
SEGUINOS EN LAS REDES

Una mujer robó una obra del Museo Picasso de París y le pide a un sastre que la ajuste

El hecho ocurrió en el Museo Picasso de París. Cuando la mujer vio el saco, lo descolgó y lo guardó en su cartera pensando que alguien lo había dejado olvidado. Incluso, lo llevó al sastre para ajustarlo a su talla. Se trataba de una obra del artista Oriol Vilanova

Desde la icónica obra del mingitorio, que Marcel Duchamp tituló como «Fuente», en adelante, el arte contemporáneo ofrece creaciones que provocan preguntas, debates y confusión en las personas y su percepción sobre qué es el arte y las expresiones artísticas. En esa línea, el Museo Picasso de París se vio envuelto en un insólito hecho: una mujer se guardó una obra de arte pensando que era un saco olvidado y la llevó al sastre para ajustarla porque le quedaba grande.

Museo Picasso de París

Lo que colgaba de una percha sobre una de las paredes del Museo era una obra del artista catalán Oriol Vilanova que integra la exposición «Picasso à l’image», pero la mujer, de 72 años, no pensó lo mismo cuando ingresó a la sala y vio el abrigo, que terminó descolgando de su sitio para doblarlo, guardarlo en su cartera y retirarse sin que las cámaras ni el personal de seguridad advirtiesen su gesto.

La obra en cuestión, titulada “Old Masters”, apostaba a la interacción con los visitantes, quienes podían tocarla, leer las postales que llevaba en los bolsillos y deliberar al respecto. Por esa razón no tenía protección ni sistemas de alarma que impidieran su manipulación.

Las cámaras de seguridad registraron el momento del robo, pero la autora del crimen no era conocida en el circuito de tráfico de arte y, de hecho, no contaba con una ficha policial ni historial delictivo. Se trataba de un caso imprevisto, digno de una novela policial.

Según cuenta el diario Le Parisien, el hurto ocurrió el 7 de marzo y la mujer volvió al museo dos semanas más tarde. Los guardias de seguridad la reconocieron de inmediato y alertaron a los investigadores del caso sobre su presencia.

La «ladrona» fue detenida y demostró asombro cuando le dijeron que había robado una obra de arte. Horas más tarde, la Fiscalía de París ordenó su libertad, ya que el museo el museo prefirió no presentar cargos, en atención a la edad y el estado de salud mental de la sustractora.

Finalmente el saco volvió a su lugar, pero con una curiosa modificación: tenía 30 centímetros menos de tela, por lo que se cree que la anciana llevó la chaqueta al sastre para que la ajustaran porque le quedaba grande.

La nueva directora general del Museo Picasso de París, Sabine Longin, le dijo al medio francés Le Parisien que la obra hasta el momento había sido un éxito, y que trataba de generar una reflexión en torno a «cómo sopesamos el valor de las obras maestras de la pintura sobre lienzo frente a sus reproducciones fotográficas».

 

Posts Relacionados